Alicante. reintroducen tres ejemplares de lechuza común en un paraje de Petrer

La Diputación de Alicante lleva a cabo un Plan de Recuperación de Lechuzas con la reintroducción de tres ejemplares en este paraje el espacio natural ‘El Cachulí’ de Petrer (Alicante), según ha informado en un comunicado la institución provincial.

    De este modo, el Área de Medio Ambiente de la institución provincial y Alicante Natura, que gestiona la red de espacios naturales, ponen los medios para evitar la desaparición de estos animales en la provincia.

   El diputado provincial de Medio Ambiente, Miguel Zaragoza, en la presentación del plan ha explicado que «el abandono del campo ha propiciado un descenso de la población de la lechuza común, en un 30 por ciento en la provincia de Alicante».

   La tarea de la Diputación de Alicante es poner la infraestructura necesaria para que la población de lechuzas se recupere, y para ello, la institución provincial utiliza sus espacios naturales para cuidar ejemplares que llegan del Centro de la Santa Faz con un mes de vida.

  «Se les alimenta durante otro mes y se abre el nido para se integren en su medio natural», ha explicado el diputado, quien ha detallado que la técnica empleada, denominada ‘hacking’, consiste en construir un nido artificial en el que se introducen pollos criados en cautividad, con una edad de un mes aproximadamente, para que sean capaces de alimentarse por sí solos.

   Así, se les alimenta durante otro mes más o menos, hasta que son capaces de volar, momento en el que abandonan el nido y se dispersan por el entorno buscando nuevos territorios y parejas para la reproducción.

DISMINUCIÓN DEL 70 POR CIENTO

   En los últimos años, el progresivo abandono del campo y la agricultura tradicional, con la desaparición de las construcciones donde criaba y se alimentaba, han provocado una disminución de su población en la provincia, que en algunas zonas llega casi al 70 por ciento.

   La red provincial de espacios naturales de la Diputación de Alicante ofrece un hábitat único para esta especie, ya que se ha recuperado una gran superficie agrícola con cultivos tradicionales alicantinos como el olivo, el almendro, la vid o los cereales, que sirven de alimento a las aves y roedores de los que se alimenta a su vez la lechuza.

   También se han conservado y rehabilitado algunas masías del campo, que ofrecen lugares donde cobijarse y criar, según las mismas fuentes.

   La lechuza común es una rapaz nocturna de mediano tamaño, que habita en zonas agrícolas. Cría en muchas ocasiones en construcciones como graneros, torreones o desvanes de las casas de campo. Es una especie que se alimenta principalmente de pequeños roedores, por lo que es un aliado en la lucha contra las plagas de estos animales, que afectan a las cosechas.

   Los ejemplares reintroducidos han sido criados en el Centro de Recuperación de Fauna de Santa Faz. Este año han sido tres los pollos facilitados, que se han instalado en una nueva ubicación, en una de las masías restauradas de ‘El Cachulí’, donde gozan de la tranquilidad necesaria y de las presas que necesitarán cuando abandonen el nido.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Otras noticias de interés