Andalucía. Ayuntamiento de Berja compra dos cámaras digitales para seguir el rastro del gran felino negro visto en Castala

El Ayuntamiento de Berja (Almería) ha adquirido dos cámaras de paso digitales para sumarlas al operativo técnico que continúa activo en el parque periurbano de Castala en busca de indicios que permitan ubicar al gran felino negro que obligó a cerrar el paraje durante casi dos semanas y seguir el rastro del animal, que, según testimonios de los vecinos que dicen haberlo visto, respondía a las características de una pantera.

   El alcalde virgitano, Antonio Torres, ha indicado en declaraciones a Europa Press que las dos nuevas cámaras, que se añaden a las diez instaladas por la Consejería andaluza de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, pretenden mejorar la «eficacia» del dispositivo ya que las cámaras que ahora están funcionando «son antiguas, analógicas y, por tanto, de carrete».

   «Tenemos constancia de que han captado imágenes a lo largo del fin de semana pero no vas a extraer el carrete y revelarlo por seis o siete fotos cuando es de 40 ó 50», ha trasladado Torres, quien ha detallado que la inversión realizada por el Consistorio es de «alrededor de 200 euros por unidad».

   Con la instalación de las cámaras de paso digitales y toma de imágenes con baja luminosidad, a la que están procediendo en la tarde de este lunes en el entorno de Castala en el que se ha avistado al gran felino negro en un mayor número de ocasiones, el regidor espera «qué podamos analizar al momento qué animal ha provocado que salte el dispositivo e identificar de qué clase de felino estamos hablando».

   El mando del operativo resolvió el pasado viernes retirar al personal de Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil y de Medio Ambiente que se mantenía desplegado en la zona desde el 20 de agosto y duplicar los medios técnicos instalados en el entorno a la espera de tomar imágenes del esquivo animal.

   La decisión se adoptó tras una reunión para analizar los indicios y pruebas recogidas hasta ahora y que, de momento, no han revelado a presencia «a ciencia cierta» del animal en este paraje natural del municipio virgitano. en esta reunión se acordó, asimismo, instalar cinco nuevas cámaras de paso en lugares estratégicos del parque y de su entorno, que se suman a las cinco ya habilitadas.

   En caso de que se recojan pruebas que certifiquen que el gran felino negro retomará el operativo para su captura vivo mediante un rifle anestésico que lo dormiría y permitiría su posterior traslado a un zoológico del municipio de Tabernas, cuyos propietarios han ofrecido colaboración para acogerlo.

ASESORAMIENTO DE UN PROFESIONAL

   Las últimas novedades en el operativo se producían tres días antes de que se modificara el operativo con el avistamiento del animal por parte de dos ciclistas que transitaban por el parque. Ambos testimonios detallaron que el gran felino negro se había «cruzado a su paso» en el mismo punto en el que habría sido visto el pasado viernes por dos agricultores, quienes circulaban en tractor y a los que «se les puso al lado».

   El Ayuntamiento, en coordinación con el puesto de mando, decidió, asimismo, a contactar y pedir asesoramiento a un profesional «especialista» en este tipo de fauna para que orientase en el rastreo del animal. Su incorporación se produjo y estuvo colaborando con los efectivos desplazados.

   Las cámaras de paso habilitadas junto a las jaulas-trampa con cebo como reclamo y en las inmediaciones de fuentes naturales de agua no consiguieron captar la imagen del animal, si se recogieron «huellas» que finalmente no han dado un resultado «positivo y concluyente».

   El operativo estuvo integrado por tres miembros del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil y tres agentes de Medio Ambiente y la búsqueda se llegó a extender en un perímetro de unas 500 hectáreas en el entorno del parque de Castala y en la vertiente sur de la Sierra de Gádor, en el término municipal de Berja.

   Según indicó en su momento el alcalde de Berja, el primer avistamiento del animal se produjo a principios de agosto por parte de un vecino que caminaba por la zona si bien, ante el temor de que se le tomara «por loco», no puso el hecho en conocimiento de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad dos semanas después.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés