El SEPRONA presenta 40 denuncias contra el propietario de un centro de cría clandestino en Burgos

La actuación se ha enmarcado en las actuaciones previstas en la Operación Can desarrollada en toda la Comunidad, para comprobar que la tenencia de estos animales se adecua a lo establecido en la normativa tanto estatal como autonómica, han informado a Europa Press fuentes del Instituto Armado.

El Servicio de Protección a la Naturaleza (Seprona) ha confeccionado 40 denuncias administrativas al propietario de un centro de guarda y cría de perros ubicado en La Ribera (Burgos), por incumplir la normativa sobre bienestar animal, al mantener los perros en malas condiciones de alimentación e higiene.

La actuación se ha enmarcado en las actuaciones previstas en la Operación Can desarrollada en toda la Comunidad, para comprobar que la tenencia de estos animales se adecua a lo establecido en la normativa tanto estatal como autonómica, han informado a Europa Press fuentes del Instituto Armado.

En una primera fase informativa se advertía a los propietarios o poseedores de perros que debían mantenerlos en buenas condiciones higiénico-sanitarias, proporcionándoles instalaciones adecuadas para su cobijo, alimentación y bebida, facilitando el ejercicio físico; también facilitarles los tratamientos sanitarios declarados obligatorios.

- Advertisement -

En presencia del propietario de las instalaciones, un hombre de 52 años, el Seprona de Huerta del Rey, con la colaboración y participación de Veterinarios Oficiales de la Junta de Castilla y León de la Sección de Agricultura y Ganadería de Aranda de Duero, llevó a cabo una inspección en uno de estos centros, bajo sospecha de que los animales se encontraran encerrados en instalaciones carentes de las adecuadas condiciones higiénico-sanitarias.

El resultado fue el hallazgo de 41 perros dentro de la instalación, carentes todos de la obligatoria vacunación antirrábica, los cuales permanecían sin estar censados y en precarias condiciones higiénico-sanitarias.

Del total sólo 13 estaban identificados con microchip. Para seis de ellos, perros de raza potencialmente peligrosa, su dueño carecía de la Licencia que autoriza su posesión y del Certificado de Capacitación.

El propietario tampoco aportó la Licencia Ambiental de las instalaciones y el Registro de Núcleos Zoológicos al que debe estar adscrito, por carecer de ambos títulos.

La alimentación que aportaba a los animales eran vísceras crudas sin ningún tipo de tratamiento previo.

Las infracciones observadas han sido puestas en conocimiento del Servicio Territorial de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y Léon.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés