Un tifón llegará en breve al sur de Japón, podría ser la ‘tormenta de la década’

La zona de islas cercana a Okinawa, donde se encuentran tres de las bases del Ejército estadounidense en suelo japonés, puede ser la zona donde llegue primero Neoguri. «En esa región se están registrando grandes tormentas y fenómenos marítimos que nunca antes se habían visto allí», ha asegurado una autoridad de la Agencia Meteorológica del país en una conferencia de prensa.

La Agencia meteorológica de Japón ha encendido todas las alarmas este lunes por un gran tifón que se acerca a las islas del sur del país, por lo que avisa a todos los habitantes de esas islas que tomen las máximas precauciones a la espera de que llegue una de las «tormentas de la década», según fuentes de la agencia.

El tifón ‘Neoguri’ que se acerca a la isla de Okinawa con fuertes lluvias y vientos de más de 250 kilómetros por hora, podría crecer aún más conforme avance hacia el noreste del país donde, según la Agencia Meteorológica japonesa, alcanzaría una «intensidad extrema» este jueves. A pesar de estas advertencias, los expertos no creen que este tifón llegue al nivel del tifón Yolanda, el cual mato a cientos de personas en Filipinas el pasado año.

La zona de islas cercana a Okinawa, donde se encuentran tres de las bases del Ejército estadounidense en suelo japonés, puede ser la zona donde llegue primero ‘Neoguri’. «En esa región se están registrando grandes tormentas y fenómenos marítimos que nunca antes se habían visto allí», ha asegurado una autoridad de la Agencia Meteorológica del país en una conferencia de prensa.

- Advertisement -

La tormenta actualmente se encuentra en el sur de Okinawa pero se mueve hacia el noroeste del país a una velocidad de 25 kilómetros por hora. «Es una situación extraordinaria y un gran peligro se aproxima con la tormenta», asegura la Agencia japonesa.

No hay plantas nucleares en Okinawa, pero sí dos en Kyushu y una en Shikoku, dos de las islas por las que parece que el tifón podría atravesar.

Las autoridades están siguiendo los planes de emergencia que el país tiene preparados para ocasiones como esta. Un portavoz de la empresa de electricidad de Kyushu ha asegurado que, aunque no tienen un plan específico para este tifón, llevan alrededor de un año preparando las instalaciones para que aguanten situaciones de este tipo.

Keiji Furuya, ministro japonés encargado de la gestión de desastres, ha cancelado su viaje a Estados Unidos. Mientras, el comandante de la base aérea de Kadena, una de las más grandes que tiene Estados Unidos en Okinawa, ha asegurado que esperan para el martes por la mañana los peores vientos.

«No puedo saber cómo de dañino puede ser este tifón cuando golpeé Okinawa» ha escrito el general de brigada James Hecker en la página de Facebook de la base este domingo. «Este no es como otros tifones», asegura el general. Entre dos y cuatro tifones azotan cada año el territorio japonés pero es raro que lo hagan en el mes de julio.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés