ICCAT sacrifica la conservación de tiburones y pez espada en favor del atún rojo

La Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT) ha concluido en Génova su reunión anual, una vez más sin mirar más allá del atún rojo del Atlántico oriental. Para este stock, las partes contratantes han acordado un aumento anual de los Totales Admisibles de Capturas (TAC) del 20% en tres años, hasta 23.155 toneladas en 2017.

Aumenta la cuota de atún rojo en línea con las recomendaciones científicas, confirmando la incipiente mejoría del stock. Países asiáticos bloquean por 6º año consecutivo la propuesta de prohibir estrictamente el ‘finning’ de tiburón en el Atlántico.

La Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT) ha concluido en Génova su reunión anual, una vez más sin mirar más allá del atún rojo del Atlántico oriental. Para este stock, las partes contratantes han acordado un aumento anual de los Totales Admisibles de Capturas (TAC) del 20% en tres años, hasta 23.155 toneladas en 2017. Oceana apoya este incremento, ya que está dentro de las recomendaciones científicas y confirma la incipiente mejoría del stock, pero lamenta profundamente el fracaso en la gestión del resto de especies que se negociaban: los tiburones y el pez espada del Mediterráneo.

“ICCAT por fin ha cumplido con su obligación de gestionar adecuadamente el atún rojo, fuertemente sobreexplotado en el pasado. Pero lo ha hecho al precio de sacrificar tiburones y pez espada, que necesitan urgentes medidas de gestión y son igualmente importantes para las economías costeras que dependen de las pesquerías de ICCAT. Si algo ha aprendido ICCAT de lo cerca que ha estado el atún rojo del desastre, debería darse cuenta de que retrasar la gestión de otras especies tendrá inevitablemente un precio”, señala María José Cornax, responsable de pesca de Oceana en Europa.

- Advertisement -

La UE presentó una propuesta para terminar con la inaceptable práctica del finning (cercenar las aletas del tiburón y descartar el cuerpo al mar), pidiendo que todos los tiburones se desembarcaran con las aletas adheridas de forma natural. Es la sexta vez consecutiva que las partes contratantes debaten esta propuesta, cada vez aceptada por mayor número de países y este año con 14 partes contratantes patrocinándola. Muchas de ellas ya aplican la política de aletas adheridas en el plano nacional, como Belice, Brasil, Taipei Chino, la Unión Europea y Estados Unidos, que en conjunto representan el 75% de las capturas de tiburón en el Atlántico. Sin embargo, una minoría liderada por Japón y China la ha bloqueado una vez más. El mismo camino han seguido las propuestas de la UE de proteger el cailón o marrajo sardinero y de establecer límites de capturas para el marrajo dientuso.

Oceana lamenta la inacción de las partes contratantes respecto al pez espada del Mediterráneo, dado que han sido incapaces de avanzar y proponer un necesario plan de recuperación a pesar de que la especie ha sufrido sobrepesca durante más de una década.

“Las capturas de pez espada han disminuido en muchas zonas del Mediterráneo y la pesca es claramente insostenible, dado que un 75% de los ejemplares son juveniles. Es una emergencia real que las partes contratantes de ICCAT no pueden seguir eludiendo. No se puede aceptar que la sobrepesca sea el statu quo del pez espada en el Mediterráneo”, afirma la Dra. Ilaria Vielmini, científica marina de Oceana.

Más información: ICCAT

Más información: ICCAT no puede ignorar buques pirata en el Atlántico

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés