Madrid, un maltratador ante el juez acusado de mantener hacinados a 55 perros

Según el atestado de la Guardia Civil, el imputado era responsable de 55 perros de razas utilizadas para la caza mayor, que se encontraban hacinados en un pequeño recinto rural a las afueras de Villa del Prado, sin las debidas condiciones de salubridad y con ausencia de alimento y agua.

El hombre acusado de mantener hacinados y en lamentable estado a 55 perros en una finca de Villa del Prado, Roberto G.G. ha declarado hoy ante el Juzgado número 1 de Navalcarnero como imputado por un supuesto delito de maltrato continuado a los animales.

Según el atestado de la Guardia Civil, el imputado era responsable de 55 perros de razas utilizadas para la caza mayor, que se encontraban hacinados en un pequeño recinto rural a las afueras de Villa del Prado, sin las debidas condiciones de salubridad y con ausencia de alimento y agua.

El imputado ya había sido denunciando con anterioridad también por una infracción a la normativa sobre animales de compañía. Del mismo modo también consta que el denunciado posee armas de caza y que también tiene licencia de caza.

- Advertisement -

En el atestado levantado también consta «el lamentable estado en los que encontraban dichos perros, que se hallaban hacinados en una especie de casetas aladrilladas, sin ninguna medida higiénico sanitaria, comprobando como dichos animales, físicamente estaban delgados, faltos de alimento, encontrándose todo el suelo lleno de heces, así como el hallazgo de dos cadáveres de perros en avanzado estado de putrefacción».

La protectora El Refugio, que rescató a cuatro de los perros incautados, está personada como acusación. Uno de dichos canes falleció el 17 de septiembre, debido al deplorable estado físico en el que se encontraba. Los tratamientos a los que fue sometida no consiguieron salvar su vida.

La protectora ha aportado como prueba en el procedimiento el informe veterinario que acredita que la perra mostraba claros síntomas de deshidratación y una condición general por debajo de su peso muy significativa; también presentaba diarreas con sangre, ganglios retrofaríngeos infartados e infección en ambos conductos auditivos, además de unas pésimas condiciones higiénico-sanitarias en general.

«Hemos pedido una serie de medidas cautelares y esperamos que el juez otorgue a este caso la misma gravedad que le damos nosotros y entienda que tan sólo la máxima condena de cárcel para delitos continuados de maltrato a los animales como los que se le imputan a este cazador, harán posible que el resto de cazadores que operan al margen de lo establecido por la ley dejen de maltratar sistemáticamente a los perros que utilizan para cazar», declara Nacho Paunero, presidente de El Refugio.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés