Pillados tres cazadores furtivos en Teruel

Las investigaciones se habían iniciado semanas antes, cuando se observó maniobras sospechosas en un vehículo que circulaba por un coto deportivo de caza de Villarluengo, ha detallado la Guardia Civil en una nota de prensa.

Agentes del Servicio Protección de la Naturaleza del SEPRONA de la Comandancia de la Guardia Civil de Teruel han sorprendido este domingo, 23 de noviembre, a tres individuos, vecinos de Madrid, que cazaban cabra montés de forma furtiva en la provincia de Teruel.

Las investigaciones se habían iniciado semanas antes, cuando se observó maniobras sospechosas en un vehículo que circulaba por un coto deportivo de caza de Villarluengo, ha detallado la Guardia Civil en una nota de prensa.

Ante la sospecha de que se tratara de cazadores furtivos, desde ese momento se establecieron dispositivos en los que participaron, además de las patrullas del SEPRONA, agentes de Protección de la Naturaleza del Gobierno de Aragón y del Servicio de Guardería de la Reserva de Caza de Las Masías de Ejulve Maestrazgo.

- Advertisement -

El domingo, fruto de las tareas desarrolladas en los días que duró el dispositivo, se logró identificar al conductor de uno de los vehículos sospechosos, hallándose en su interior el rifle utilizado por los furtivos.

Un segundo vehículo ocupado por otros dos individuos se dio a la fuga, pero fue interceptado posteriormente por otra patrulla de la Guardia Civil que participaba en el operativo.

En su huída, los cazadores se deshicieron de dos cabezas de cabra montés abatidas previamente, que transportaban guardadas en bolsas de basura, si bien fueron recuperadas más tarde por los agentes actuantes.

‘CAPRA PYRENAICA’

Las cabezas recuperadas pertenecen a dos ejemplares de cabra montés, ‘Capra Pyrenaica’, cuyos cuerpos fueron hallados por los agentes en el transcurso de la operación, encontrándose el primero en el coto de caza del término municipal de Villarluengo y el segundo en los terrenos cinegéticos pertenecientes a la Reserva de Caza de las Masias de Ejulve.

La Guardia Civil ha destacado la alta sofisticación del material utilizado por los cazadores furtivos y que ha sido incautado por el SEPRONA en esta operación, entre los que se encuentra un rifle marca Thomson calibre 243 con mira telescópica, un visor nocturno adaptable al arma, dos emisoras portátiles, varias linternas y munición.

Por estos hechos se han instruido diligencias que serán remitidas a los Juzgados competentes por la comisión de un delito contra la fauna, y se remiten informes al Servicio Provincial de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón en Teruel por la comisión de infracciones a la normativa que regula el uso de las armas y la práctica de la caza en la Comunidad.

ACTUACIÓN COORDINADA

En el dispositivo establecido para la localización de los cazadores furtivos participaron las patrullas del SEPRONA de la Guardia Civil de Mora de Rubielos, Alcañiz y Monreal del Campo, así como agentes de Protección de la Naturaleza del Gobierno de Aragón y del Servicio de Guardería de la Reserva de Caza de Las Masías de Ejulve Maestrazgo.

La Guardia Civil «redobla» en estas fechas sus esfuerzos en la prevención de actos de caza furtiva por ser una época en la que la cabra hispánica es especialmente vulnerable, dado que se encuentran en periodo de celo y los mejores ejemplares de machos bajan a los valles donde habitan los grupos familiares de hembras y crías que aún les acompañan, abandonando así los riscos que habitualmente son su refugio durante todo el año.

Fruto de ese esfuerzo se ha logrado identificar a los tres cazadores furtivos que actuaban en los términos de Ejulve y Villarluengo y a otros dos cazadores que se encontraban cazando la noche del pasado 9 de noviembre en la Reserva Nacional de Caza «Montes Universales», velando por la biodiversidad de la fauna y recursos cinegéticos «que genera importantes beneficios económicos en la provincia».

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés