Proyecto educativo gallego ‘Recapacicla’: a por las 7 R

Su proyecto “Recapacicla” se erige así en el máximo exponente del esfuerzo que lleva a cabo el conjunto de la comunidad educativa del centro, y, más específicamente, los alumnos de 2º de Ciclo Medio, que han logrado convertirse en auténticos embajadores medioambientales

El IES de Tomiño, en la provincia de Pontevedra, es consciente de la importancia que tiene la protección del medio ambiente para caminar hacia un mundo mejor. Y por ello no ha dudado en incluir la correcta gestión de los residuos urbanos entre sus actividades de educación ambiental, que desarrolla en varias direcciones con el objetivo de aportar su grano de arena en la sostenibilidad de nuestra tierra, Galicia.

Su proyecto “Recapacicla” se erige así en el máximo exponente del esfuerzo que lleva a cabo el conjunto de la comunidad educativa del centro, y, más específicamente, los alumnos de 2º de Ciclo Medio, que han logrado convertirse en auténticos embajadores medioambientales, proponiéndose llevar a cabo una tarea didáctica orientada a sus profesores, compañeros e incluso familias. Son conscientes de que, sin la contribución de todos y cada uno de los ciudadanos, no resulta posible que los residuos dejen de ser un problema y se conviertan realmente en una oportunidad para el desarrollo.

OBJETIVOS Y ACTIVIDADES

- Advertisement -

Con tal fin, los estudiantes decidieron elaborar un programa educativo para el presente curso académico en el que incluyeron, como objetivos globales, la sensibilización y concienciación de la comunidad escolar ante el impacto de los desperdicios, aludiendo a las medidas a implantar para minimizarlo, así como la implicación conjunta en la reducción, la reutilización y el reciclaje.

Se hacen eco de la regla de las 7R, es decir, Reflexionar, Rechazar, Reducir, Reutilizar, Reciclar, Redistribuir y Reclamar, llamando la atención sobre la necesidad de lograr el compromiso personal de los miembros de la comunidad, a la vez que pretenden disminuir la contaminación del agua a través de la fabricación de jabón con aceite usado, minimizar la cantidad de papel consumido en el centro y fomentar su máximo aprovechamiento, y aprender a separar los desechos para propiciar su posterior reciclado.

Entre las distintas acciones que llevaron a cabo en el ámbito de la concienciación, cabría destacar la proyección de una serie de vídeos tales como “La historia de las cosas”, en el que se indaga cómo la obsesión por la acumulación de productos está destruyendo el planeta y nuestra salud, haciéndose necesario un cambio.

A través de las distintas actividades, los alumnos se han esforzado en divulgar las buenas prácticas vinculadas a la menor producción de desperdicios, pero también a la máxima rentabilidad de los artículos, alargando su vida útil, y a la correcta separación de los mismos una vez convertidos en residuos, utilizando para ello los diferentes contenedores de recogida selectiva emplazados en las vías públicas.

También hacen un guiño al compostaje doméstico y a la conveniencia de que las viviendas unifamiliares transformen la materia orgánica generada en un abono natural de alta calidad con el que fertilizar sus huertos y jardines.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés