Residuos, formación, innovación y empleo

Innovar para formar y formar para innovar, son expresiones que acercan en el campo de la gestión de los residuos, la academia con la empresa y las empresas entre sí y con las administraciones, en un marco colaborativo en el que se forman profesionales con criterio en esta nueva etapa ,en la que la información fluye más deprisa que la capacidad de asimilación.

Desde la organización en 1990 de un primer curso en Gestión de Residuos Urbanos en la Universidad Politécnica de Madrid, dentro de los llamados programas de Formación Ocupacional para desempleados, hasta la fecha de hoy, la evolución en la formación no ha cambiado salvo en los últimos cinco años.

La formación nunca debe separarse de la I+D+i, tomando estas tres letras en su conjunto como una combinación de experiencias entre científicos, profesores y profesionales, conformando así un trinomio que garantiza el éxito de los objetivos marcados en cuanto a competencias profesionales que antes no se tenían en cuenta. Porque no nos olvidemos, el objetivo final no es más que formar individuos que ejerzan una profesión o especialidad en el mercado productivo. Y esto, se quiera o no, guste o no, marca la diferencia.

- Advertisement -

Innovar para formar y formar para innovar, son expresiones que acercan en el campo de la gestión de los residuos, la academia con la empresa y las empresas entre sí y con las administraciones, en un marco colaborativo en el que se forman profesionales con criterio en esta nueva etapa ,en la que la información fluye más deprisa que la capacidad de asimilación. De ahí que al individuo hay que enseñarle más a manejar esa información con criterio, que a asimilar contenidos y ello redunda en una mejor empleabilidad.

Volviendo al principio, de una formación basada solamente en la experiencia de unos pocos pioneros del sector residuos y en unos textos buenos en su momento y generalizados en todo el mundo, todos bebían de las mismas fuentes y al final se contaban las mismas cosas, se presentaban los mismos cuadros e incluso gráficos en cualquier lugar y momento. Esa etapa, válida hasta hace unos años, ha sido superada en la actualidad por nosotros, ya que manejamos nuevos conceptos y se innova de una manera más rápida.

Por poner un ejemplo, hasta hace bien poco la I+D en el sector residuos se centraba en unos grandes campos que englobaban  el análisis y caracterización de materiales, desarrollo de tecnologías de tratamiento o eliminación de residuos y poco más. Hoy, a “vuela pluma”, salen temas en los que la innovación en nuestro ámbito es evidente y que desde la Cátedra Ecoembes de Medio Ambiente estamos ya abordando:

– Reducción del peso en envases a través del ecodiseño

– Contenedores inteligentes para la recogida selectiva

– Envases inteligentes y envases activos

– Biodegradabiliad de los Bioplásticos

– Impacto social de la recogida selectiva de la materia orgánica y tecnologías aplicables

– Residuo cero

– Residuos plásticos en el mar

– Problemática de los RAEES y vertederos en países en vías de desarrollo

– Residuos, cambio climático y análisis del ciclo de vida

– Residuos peligrosos de origen doméstico

– Obtención de combustible líquido a través de los plásticos

– Campañas de sensibilización sobre residuos: análisis en los medios

 A todo ello se le une un marco excepcional para incrementar las posibilidades de empleo verde en el sector residuos. Para ello la UE propone unos objetivos para 2030 que exigen actuar hoy para acelerar la transición a esa economía circular y aprovechar las oportunidades empresariales y laborales que ofrece.

Hay que tener en cuenta el concepto de eficiencia de los recursos como motor de la competitividad, sabiendo además, que las empresas europeas dedican el 40% de sus costes a las materias primas (Europe INNova,2012).

Por ello, la utilización eficiente de los recursos necesita combinar toda la cadena de valor con soluciones técnicas complejas, reduciendo según algunas estimaciones, las necesidades de materias primas entre un 17% y 24% de aquí al 2030 (Meyer, et al, 2011).

Por otro lado, en la UE, todavía queda mucho camino por recorrer en materia de residuos, sobre todo en reciclaje y vertido evitado, lo que supone unas importantes oportunidades  de negocio para PYMES, convirtiendo los desafíos ambientales de los residuos en oportunidades y no va ser más que aplicar políticas de: apoyar la iniciativa empresarial verde; mejorar la eficiencia de la utilización de los recursos; explotar las oportunidades que presentan unas cadenas de valor más verdes; facilitar el acceso al mercado a las PYMES ecológicas.

La reingeniería, la reparación, el mantenimiento, el reciclado y el ecodiseño, albergan un gran potencial para convertirse en motores del crecimiento económico y de la creación de empleo y para contribuir, al mismo tiempo a hacer frente a los desafíos medioambientales.  A través de la innovación y el ecodiseño, de los modelos empresariales, se podrá reducir el uso de materias primas vírgenes y generar menos residuos.

Y a qué conduce todo ello. A generar conocimiento y a fomentar las posibilidades de empleo verde a través del emprendedor y a que las pequeñas y medianas empresas abran sus expectativas de negocio en lo verde, todo ello a través de la Ecoinnovación, con un resultado de:

–          impulsar el reciclado y la prevención de la pérdida de materiales valiosos

–          creación de empleo y crecimiento económico

–          avanzar hacia una sociedad de cero residuos con los nuevos modelos de negocio, diseño ecológico y simbiosis industrial

–          reducción de las emisiones de efecto invernadero y los impactos ambientales

La innovación traerá transformaciones fundamentales en toda la economía y en una amplia gama de sectores: se creará empleo adicional, se reemplazarán algunos trabajos y otros tendrán que ser redefinidos.

Como consecuencia  de la llamada “economía circular”, la Comisión Europea  ha aprobado una propuesta legislativa para revisar el reciclaje y otros objetivos relacionados con los residuos en la UE. El logro de los nuevos objetivos de residuos creará unos 180.000 nuevos puestos de trabajo, mientras que Europa será más competitiva y reducirá la demanda de recursos escasos y costosos. La propuesta tiene por objeto:

–          Aumentar el reciclado de envases hasta el 80% en 2030 (alcanzar el 90% para el papel en 2025 y el 60% para los plásticos, el 80% para la madera, el 90%  hierro, aluminio y vidrio para finales de 2030);

–          Eliminar gradualmente de aquí a 2025 el vertido de residuos reciclables en los vertederos;

–          Reducir la generación de residuos de alimentos en un 30% en 2025;

–           Introducir un sistema de alerta temprana para prever y evitar posibles dificultades de cumplimiento;

–          Garantizar la plena trazabilidad de los residuos peligrosos;

–          Incrementar la rentabilidad de los sistemas de responsabilidad ampliada del productor mediante la definición de unas condiciones mínimas;

–          Simplificar las obligaciones de información y aligerar las obligaciones que afectan a las PYME;

–           Armonizar y simplificar el cálculo de los objetivos y mejorar la fiabilidad de las estadísticas clave;

–           Mejorar la coherencia global alineando las definiciones y eliminando requisitos legales obsoletos.

Todo ello generará puestos de trabajo de una forma significativa. Algunas estimaciones: la mejora de la prevención y gestión de residuos en la UE podría crear más de 400.000 nuevos puestos de trabajo, y la revisión de la legislación sobre residuos que ahora propone la Comisión podría crear más de 180.000 puestos de trabajo a medio plazo

 

La CátedraEcoembes de Medio Ambiente de la Universidad politécnica de Madrid y Ecoembes, apuestan por este modelo de generación de conocimiento para el empleo verde, materializándolo en cursos de formación continua, Másteren Gestión Sostenible de los Residuos y seminarios de gran calidad que hacen que sea un referente y líder en el sector,  con vocación de formar parte de esa “economía circular” incrementando el ahorro de costes y recursos al maximizar la duración de la utilización de los recursos, productos y componentes. Utilizar mejor y de forma más eficaz los recursos mediante la reducción de residuos y convertir estos en nuevos bienes y servicios exige ecoinnovación, y en ello estamos.

Fuentes;

–          Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo, al Consejo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones  del Plan de Acción Ecológico para PYMES (COM/2014/0040)

–          Europe INNOVA (2012). Guía para la eficiencia de los recursos en la fabricación

–          Meyer, B, et al (2011) Modelización macroeconómica de desarrollo sostenible entre la economía y el medio ambiente

–          UPM, ECOEMBES, FEMP (2014) Guía Técnica sobre la Gestión de Residuos Municipales.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés