El consumo de papel aumentó un 5,6% en 2017 y el 22% del total se destina a actividad gráfica

El consumo de papel aumentó en España un 5,6 por ciento en 2017 respecto a los datos del año anterior, según Asociación Española de Fabricantes de Pasta, Papel y Cartón (ASPAPEL), que señala que el 22 por ciento del total es destinado a la actividad gráfica.

Así, ASPAPEL señala que el consumo de papel en España aumenta cada año porque la impresión de documentos en papel sigue creciendo y señala que la masiva proliferación de las nuevas tecnologías y la digitalización de los archivos documentales no paraliza al mercado de la impresión de documentos en papel, en total, los españoles consumieron 6,6 millones de toneladas de papel, un 5,6 por ciento más que el año anterior, aunque no alcanza el récord histórico al que se llegó en 2006, cuando se consumieron 7,9 millones de toneladas.

Asimismo, Aspapel informa de que el 22 por ciento del total del papel que se consume en España se destina a actividades gráficas, tales como edición, escritura o reprografía, en el caso de los estudiantes, algunas investigaciones indican que frente al formato electrónico, leer en papel favorece el recuerdo de lo leído, así como la concentración.

Según el trabajo de una investigadora de la American University, de Washington, el 92 por ciento de los alumnos consultados señalaban que se concentraban mejor cuando estudiaban en textos impresos.

- Advertisement -

Por su parte, la neurocientífica Maryanne Wolf afirma que el rendimiento mejora con la lectura en papel, ya que el cerebro obtiene un contexto que le es muy útil para fijar la información leída: el tacto del papel, la forma física de lo que se lee (libro, apuntes, tapa dura, blanda, etc.), la cantidad de páginas leídas y por leer, otro de los actores principales en el consumo de papel son las administraciones públicas, que sigue siendo fundamental pese a que muchos trámites se realizan de forma digital.

Trámites como las inscripciones en el Registro Civil, en el padrón municipal, las solicitudes de según qué subvenciones o el registro de propiedades, quedan registrados en archivos físicos en formato papel. En los juzgados se están dando pasos para digitalizar la administración de justicia pero de momento se sigue consumiendo papel en grandes cantidades para poder hacer frente a todos los trámites que deben cubrir.

Por ejemplo, en las unidades judiciales de Instrucción, Penal, Instancia, Mercantil, Contencioso-administrativo y Social de La Coruña, donde, desde 2013, el consumo de papel ha crecido un 266 por ciento.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés