El actor Maxi Iglesias y la influencer María Pombo se suman a la campaña Yo elijo vidrio de Friends of Glass

Según esta plataforma, «la gran isla de residuos del Pacífico ya tiene tres veces el tamaño de Francia y contiene más de 90.000 toneladas de plástico, afectando la biodiversidad, la economía y potencialmente nuestra salud».

El actor Maxi Iglesias, de la ‘influencer’ María Pombo, el surfista Aritz Aranburu y la periodista deportiva Melissa Jiménez, se han sumado a la campaña ‘Yo eligo vidrio‘ de la plataforma de consumidores a favor de los alimentos y bebidas envasados en vidrio, Friends of Glass, para «destacar las virtudes del envase de vidrio y las razones por las que ellos mismos elijen vidrio».

«Estamos muy orgullosos de haber podido contar con Maxi, María, Aritz y Melissa para esta campaña de sensibilización que esperemos alcance a cuanta más gente posible» señala el responsable de Friends of Glass España, Karen Davies, sobre los embajadores de la campaña, que protagonizan vídeos que durante agosto serán difundidos en las redes sociales para invitar a los usuarios «a unirse al cambio y al brindis por la salud del océano».

Según esta plataforma, «la gran isla de residuos del Pacífico ya tiene tres veces el tamaño de Francia y contiene más de 90.000 toneladas de plástico, afectando la biodiversidad, la economía y potencialmente nuestra salud». Datos que considera que «alertan de la gravedad del problema y demuestran que es el momento de reaccionar y realizar cambios en nuestros hábitos diarios».

Con ese propósito, Friends of Glass emprende esta campaña dirigida a cambiar los hábitos de consumo y destacar «las virtudes del envase de vidrio», un material «que puede ser reciclado infinitas veces, sin pérdida de calidad ni cantidad» por lo que se le considera «uno de los materiales más sostenibles de los que figuran en los lineales de los supermercados».

«Los envases de vidrio nunca son basura porque al reciclarlos se convierten de nuevo en envases, en un ciclo cerrado e infinito, pero además, en el caso de que terminaran indebidamente en el océano, son inertes, se erosionarían como cualquier roca hasta convertirse en la arena de la que nacieron, sin alterar la cadena alimentaria», añaden desde Friends of Glass.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés