Zaragoza. Ecociudad lanza una campaña de concienciación para no tirar toallitas por el inodoro

La sociedad municipal Ecociudad ha puesto en marcha una campaña de concienciación para evitar el vertido por el inodoro de toallitas húmedas y otros residuos sólidos.

En los últimos cuatro años, los restos de toallitas deshilachadas y otras fibras gestionados en las depuradoras de Zaragoza han crecido un 6,6%, pasando de unas 328 toneladas anuales en 2015 a algo más de 350 toneladas en 2019.

Según ha informado el Ayuntamiento de la capital aragonesa, la consejera de Infraestructuras y Medio Ambiente y vicepresidenta de Ecociudad, Patricia Cavero, ha explicado que se ha decidido lanzar esta iniciativa «para concienciar a los zaragozanos y zaragozanas de que este tipo de residuos sólidos deben depositarse en la papelera«.

El vertido de toallitas ha ido en aumento en los últimos años coincidiendo con la proliferación de este tipo de productos pero tampoco deben arrojarse al inodoro bastoncillos de los oídos, tiritas, compresas y otros productos de higiene femenina, pañales o hilo dental.

- Advertisement -

Todos ellos contienen materiales que no se deshacen como el papel higiénico sino que sus fibras se van rompiendo y enredando con otras a lo largo de las tuberías. Cavero ha recordado que estos residuos representan un «grave problema medio ambiental, además de provocar atascos en toda la red de tuberías e importantes averías en las instalaciones de depuración».

Al comienzo del tratamiento de las aguas residuales es necesario apartar todas estas fibras para evitar problemas durante el proceso de depuración y daños en la maquinaria. Posteriormente tienen que ser llevadas a un vertedero autorizado.

Esa extracción y tratamiento supone un coste anual de cerca de 153.000 euros, además de las reparaciones por averías y la reducción de la vida útil de la maquinaria que provocan.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés