Clasificación de los residuos según su origen

  • Residuos urbanos

Se califican como “residuos urbanos” aquellos residuos generados en los domicilios particulares, así como los que por su naturaleza o composición son similares a estos. Estos residuos son los que se generan en mayor abundancia.

Los residuos urbanos, por lo general, no revisten ninguna peligrosidad, aunque también se generan en pequeñas cantidades algunos que, por sus características, pueden ser considerados como residuos peligrosos (estos residuos no se deben depositar en los contenedores de recogida municipal sino que se deben llevar a unas instalaciones destinadas a este fin: los Puntos Limpios, para que mediante el tratamiento de los mismos se minimice su impacto sobre el medio).

  • Residuos industriales

Se califican como “residuos industriales” a aquellos residuos producidos por la industria. Si bien se tiende a equiparar los conceptos de “residuo industrial” con “residuo peligroso”, esto no es cierto en todos los casos, pudiendo hacerse una primera clasificación separándolos en:

  • Residuos industriales asimilables a residuos urbanos
  • Residuos inertes
  • Residuos peligrosos

La gestión de los residuos industriales es responsabilidad del productor, quien puede gestionarlos él mismo (si cuenta con los correspondientes permisos) o contratar a una empresa especializada.

  • Residuos de construcción y demolición

El Plan de Gestión Integrada de los Residuos de Construcción y Demolición de la Comunidad de Madrid (2002-2011) define como Residuos de Construcción y Demolición aquellos residuos de naturaleza fundamentalmente inerte generados en obras de excavación, nueva construcción, reparación, remodelación, rehabilitación y demolición, incluidos los de obra menor y reparación domiciliaria. Este Plan de Gestión divide en dos grupos el conjunto de RCD generados en la Comunidad de Madrid, de acuerdo con sus características y origen:

Nivel I: Tierras y materiales pétreos

Nivel II: Escombros.

La Lista Europea de Residuos (LER) cataloga los residuos, entre los que se encuentran los de construcción y demolición. Este listado agrupa a los Residuos de Construcción y Demolición en el código 17. Los residuos de la lista marcados con asteriscos son residuos peligrosos.

  • Residuos sanitarios

El Decreto 83/1999, de 3 de junio, por el que se regulan las actividades de producción y de gestión de los residuos biosanitarios y citotóxicos en la Comunidad de Madrid, define estos residuos como:

  • Residuos sanitarios: Todos los residuos, cualquiera que sea su estado, generados en centros sanitarios, incluidos los envases, y residuos de envases, que los contengan o los hayan contenido.
  • Residuos biosanitarios: Residuos sanitarios específicos de la actividad sanitaria propiamente dicha, potencialmente contaminados con sustancias biológicas al haber entrado en contacto con pacientes o líquidos biológicos.
  • Residuos citotóxicos: Residuos compuestos por restos de medicamentos citotóxicos y todo material que haya estado en contacto con ellos, que presentan riesgos carcinogénicos, mutagénicos o teratogénicos.

En distintas Comunidades Españolas existen normas legales sobre la gestión y el tratamiento de los residuos sanitarios. En la Comunidad de Madrid la gestión de estos residuos es regulada por el Decreto 83/1999, de 3 de junio, por el que se regulan las actividades de producción y de gestión de los residuos biosanitarios y citotóxicos en la Comunidad de Madrid (BOCM de 14 de junio de 1999).

  • Residuos mineros

La explotación de los recursos minerales produce un elevado volumen de residuos sólidos, fundamentalmente inertes (la ganga de los minerales), para tener acceso a los materiales valiosos. Se consideran residuos mineros aquellos residuos producidos durante la prospección, extracción, valorización eliminación y almacenamiento de recursos minerales, así como de la explotación de canteras.

Estos residuos pueden ser clasificados según diferentes criterios, entre los que cabe incluir: tipo de industria que los originó (construcción, metalúrgica…) y sus posibles usos (áridos, materiales aislantes…).

  • Residuos agrícolas, ganaderos y forestales

Los residuos ganaderos, agrícolas y forestales son aquellos residuos generados de las actividades propias de la ganadería, la agricultura y las actividades forestales respectivamente.

Los residuos agrícolas provienen de la parte de las plantas cultivadas que es preciso separar para obtener la parte útil que va a ser destinada al consumo y que es conveniente recoger para no obstaculizar el futuro aprovechamiento del espacio de cultivo. Se puede hacer una primera clasificación de los mismos en función de si los cultivos son herbáceos o leñosos.

Los residuos forestales son aquellos que se producen como consecuencia de actividades forestales principalmente destinadas al aprovechamiento de la madera y a prevenir plagas o incendios.

Los residuos agrícolas y los residuos forestales presentan una marcada estacionalidad y su cantidad varía significativamente debido a la influencia de determinados factores como la climatología.

Los residuos ganaderos son los producidos como consecuencia de la agrupación de especies animales al servicio del hombre con el fin de aprovechar sus productos. En los últimos años se ha visto un incremento de las explotaciones intensivas frente a la disminución de las extensivas, siendo las intensivas responsables de generar una elevada carga contaminante de forma muy concentrada. Las características de estos residuos son diferentes según la especie ganadera que los genere: bovino (diferenciándose asimismo los de terneros de carnicería, vacas lecheras y terneros de cría), porcino, avícola, ovino, etc. En las características de los residuos, y por tanto en su tratamiento, también influyen las características de la explotación ganadera, como la cama (paja, arena, etc..), estabulación, etc.

El aprovechamiento de estos residuos va a ser distinto según sus características. Los residuos forestales y ganaderos poseen un poder calorífico elevado y un grado de humedad relativamente bajo, lo que permite su incineración con recuperación de energía, su gasificación o pirólisis. Por otro lado, los residuos ganaderos por su alta humedad requieren tratamientos bioquímicos orientados a la producción de biogas y generación de abono orgánico.

  • Residuos radiactivos

Hay una amplia gama de residuos radiactivos. Se pueden establecer clasificaciones de los mismos según variados tipos de criterios, algunos de los cuales son: por su estado físico, así los distinguiremos entre sólidos, líquidos y gaseosos (criterio importante por el distinto tratamiento o acondicionamiento que reciben); por el tipo de radiación emitida, distinguiendo entre emisiones alfa (a), beta (b) y gamma (g) (presentando diferentes longitudes de penetración, lo cual condiciona las barreras de protección); y su periodo de semidesintegración, criterio por el que podemos distinguir entre residuos radiactivos de vida corta y residuos radiactivos de vida larga.

La gestión de los residuos radiactivos en España corre a cargo de la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos, ENRESA, cuyas actividades están sometidas al control del Ministerio de Ciencia y Tecnología, y del Consejo de Seguridad Nuclear.

www.fida.es

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés

Vertidos de la mina de Loreñe

¿Plásticos naturales?

El plástico acidifica el océano