Perito de Nunca Máis dice que no hay ninguna duda de que el Prestige se pudo salvar

El capitán de Marina Mercante y profesor de la Universidad de La Coruña (UDC) Felipe Louzán, perito de Nunca Máis, se ha mostrado convencido de que el ‘Prestige’ se podía haber salvado optando por llevarlo a un puerto refugio el 14 de noviembre de 2002, un día después del accidente.

   «No hay ninguna duda de que el buque se podía salvar y la contaminación se podía evitar», ha sentenciado en el juicio por la catástrofe, en el que ha argumentado que la orden de alejamiento de las autoridades españolas era «razonable al principio», pero que debió «recapacitarse» con posterioridad.

   «Aunque cambian las circunstancias, nunca se varía», ha señalado este perito, que ha cuestionado también el rumbo noroeste 330 que fijaron las autoridades españolas por entender que perjudicó a la estructura del barco. Por otra parte, ha denunciado que no hubo una «evaluación» sobre la misma para determinar su estado.

   Frente a esta actuación, ha defendido que el buque «de no ir a un puerto refugio», tenía que haber tomado «rumbo suroeste», ha insistido a preguntas de la Abogacía del Estado en el tercer día de su comparecencia en el juicio.

ACTUACIÓN DEL CAPITÁN

- Advertisement -

   Por otra parte, sobre la decisión del capitán, Apostolos Mangouras, de evacuar en un primer momento a la tripulación y, quince minutos después, comunicar que permanecerían en el barco, junto al primer oficial y el jefe de máquinas, lo ha considerado «coherente», ante las preguntas también de la Abogacía del Estado.

   Así, ha insistido en que un capitán «tiene que evaluar muchas cosas en poco tiempo» y ha atribuido su decisión de seguir en el buque «a que las circunstancias cambian».

   «Hay que estar ahí», ha insistido en su defensa de la actuación de Mangouras el también capitán de Marina Mercante Felipe Louzán, cuya declaración es la que se ha prolongado durante más días de todos los profesionales que han comparecido hasta ahora en la vista en condición de peritos.

   En el juicio, el letrado de las cofradías de pescadores, Ramón Sabín, ha centrado sus primeras preguntas en tratar de demostrar la «vinculación» de este perito con Nunca Máis desde la constitución de esta entidad.

   «No me ponga como dirigente de Nunca Máis», ha replicado Louzán, quien, sin embargo, no ha rechazado su «afinidad» con este movimiento como «ciudadano».

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés