Vall dHebron reduce un 30% los residuos

El Hospital Vall d’Hebron de Barcelona ha reducido un 30% los residuos desde 2010 gracias a la figura del referente, encarnada a través de 80 técnicos en cuidados auxiliares de enfermería que se han formado en gestión de residuos y que se encargan de que en todas las unidades del centro se realice una correcta segregación.

   Estos referentes también realizan una labor esencial como formadores del personal de sus unidades, para concienciarlos de la importancia de cuidar el medio ambiente, ha informado este martes el hospital en un comunicado.

   El Vall d’Hebron trabaja desde hace tiempo en la preservación del medio ambiente mediante la Subcomisión de Mejora de la Gestión de Residuos, la Comisión de Gestión Medioambiental y la Comisión Hospital sin Humo; todas ellas trabajan en propuestas e iniciativas para poder disfrutar de un entorno más saludable y sostenible.

   En esta línea, muchos de los nuevos equipamientos del hospital ya incorporan medidas que contribuyen a la sostenibilidad medioambiental, como por ejemplo el nuevo bloque quirúrgico del Área General, que ha integrado tecnología led para conseguir la intensidad de luz necesaria dentro de los quirófanos.

   Desde el punto de vista energético, se han adoptado algunas medidas de ahorro en este sentido, como aprovechar el agua osmotizada de rechazo para los generadores de vapor, alternar en la generación de frío por compresión eléctrica y con máquinas de absorción según periodos horarios y regular la climatización para la mejora del confort de pacientes y trabajadores.

PLANTA DE COGENERACIÓN

   Lo que más contribuye a la eficiencia energética y al ahorro en la factura eléctrica es la nueva planta de cogeneración, que se puso en marcha el año pasado y consiste en quemar una única vez un combustible fósil –gas natural– para obtener dos niveles distintos de energía.

   Por una parte, destaca la generación de electricidad, que se destina al autoconsumo del hospital y, por la otra, el aprovechamiento de calor útil para producir vapor para esterilización, calefacción y agua caliente sanitaria.

   Este sistema permite que el centro no se quede nunca sin suministro cuando se interrumpe la corriente eléctrica por alguna circunstancia y, además, preserva el medio ambiente.

   Actualmente, el centro hospitalario más grande de Catalunya genera una factura total de unos 6,6 millones de euros al año, de los cuales 2,5 son de gas natural.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés