Actualizar

martes, marzo 21, 2023

Los consumidores andaluces abogan por una ornamentación navideña sostenible

Desde finales de octubre o principios de noviembre, abunda la asociación, es posible observar algunas ornamentaciones lumínicas navideñas en calles, balcones, ventanas, fachadas y escaparates de muchas poblaciones andaluzas, «un despropósito que no solo tiene repercusiones medioambientales y económicas, sino también sociológicas y culturales».

La Unión de Consumidores de Andalucía (UCA-UCE) ha abogado por una ornamentación navideña «sostenible», al tiempo que ha invitado a acotar temporalmente el encendido de la iluminación pública durante estas fiestas, en pro del ahorro energético.

En una nota, UCA-UCE ha indicado que, a falta de más de un mes para que comiencen oficialmente las navidades, «no hay más que echar un vistazo a los supermercados, agencias de viajes, bazares y centros comerciales en general para ver que se encuentran ya bien provistos de productos y servicios directamente relacionados con estas festividades».

Desde finales de octubre o principios de noviembre, abunda la asociación, es posible observar algunas ornamentaciones lumínicas navideñas en calles, balcones, ventanas, fachadas y escaparates de muchas poblaciones andaluzas, «un despropósito que no solo tiene repercusiones medioambientales y económicas, sino también sociológicas y culturales».

Y es que «además del despilfarro energético, gravoso para nuestros bolsillos y nefasto en cuanto a las emisiones de CO2 que propicia, el aumento del brillo del cielo nocturno que provoca este tipo de iluminación puede causar graves alteraciones a los ecosistemas, provocar daños al descanso y la salud y desvirtuar de forma notable los aspectos culturales y de costumbres tradicionales asociados a estas festividades».

«Tal ornamentación –continúa UCA-UCE–, unida al bombardeo publicitario constante que tiene a la Navidad como reclamo o motivación, hace que haya una sobreexposición mediática de dicha festividad y que en muchos ciudadanos ya se haya producido una sensación de hartazgo incluso antes de que haya comenzado oficialmente».

Por ello, la Unión de Consumidores de Andalucía invita a la «reflexión» y la «toma de conciencia», con «actuaciones respetuosas con nuestro entorno para el diseño de una ornamentación navideña sostenible».

En este sentido, UCA-UCE vuelve a pedir a los municipios andaluces que asuman criterios de responsabilidad y ahorro en esta cuestión, «llamamiento que hacemos extensivo a las tiendas y centros comerciales y a la propia ciudadanía a escala doméstica: sería muy importante restringir al máximo tanto el calendario como el horario de funcionamiento de las luminarias».

Así, estiman que el primer encendido nunca debiera producirse antes del 15 de diciembre y que el 6 de enero sería una fecha razonable para que dejaran de funcionar, así como que, exceptuando Nochebuena y Nochevieja, el apagado debería producirse antes de las doce de la noche».

En cuanto a las tecnologías, «cabe solicitar que se usen las más respetuosas con el medio ambiente, si bien sabemos que se trata de un campo en el que los avances son constantes y casi no da tiempo a amortizar los materiales antes de que salgan al mercado otros más eficientes; en cualquier caso, lo que ya no es admisible es el uso de las despilfarradoras bombillas incandescentes convencionales», culmina UCA-UCE.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés