España pescará un 19,5% más de atún rojo

En la reunión, en la que ha participado el director general de Recursos Pesqueros del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, José Miguel Corvinos

España incrementarán un 19,5% el total admisible de capturas (TAC) de atún rojo para 2016 y dispondrá de un total de 3.524 toneladas, según se ha aprobado en la reunión anual de la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT), que ha tenido lugar del 10 de noviembre hasta este martes en Malta.

En la reunión, en la que ha participado el director general de Recursos Pesqueros del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, José Miguel Corvinos, no ha considerado por tanto ninguna modificación del TAC del atún rojo del Atlántico Este y Mediterráneo, a pesar de la buena situación del stock, manteniéndose los incrementos anuales para el trienio 2015-2017 aprobados en 2014.

No obstante, se ha adoptado un plan de trabajo para que el comité científico realice una actualización de la evaluación del stock en 2016, en base a la actualización de los datos de capturas y de índices de abundancia. España considera que esta actualización es muy importante porque va a permitir que en 2016 sea discutido de nuevo el nivel de TAC, lo que supondrá, una vez más, la oportunidad de incrementar las posibilidades de pesca para esta especie.

En la reunión, en la que también se ha abordado la obligación del empleo del documento de capturas electrónico de atún rojo a partir del 1 de mayo de 2016, se ha mostrado la preocupación ante la asignación de Gibraltar de una cuota de 10 toneladas de atún rojo para 2015.
GIBRALTAR, AL MARGEN DE LA LEGALIDAD

Así, se ha puesto de manifiesto que esta asignación estaba al margen de la legalidad de ICCAT y del TAC establecido, lo que podría suponer un riesgo en la recuperación del stock y situar a Gibraltar como responsable de actividades de pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (INDNR, o IUU).

Por ello, se enviará una carta a los gobiernos de Reino Unido y Gibraltar solicitando información sobre las capturas de atún rojo y buques involucrados en esta pesquería, con el objeto de poder determinar las medidas necesarias para revertir esta situación.

Por lo que se refiere a la decisión de Turquía de autoasignarse una cuota superior a la que le corresponde, a pesar de que desde el punto de vista de la ICCAT eso es posible, la Comisión ha considerado que no se podía validar el plan de pesca propuesto, lo que supone un serio hándicap para que Turquía pueda comercializar esas capturas adicionales. Prevén así que estas medidas hagan recapacitar a las autoridades turcas para que vuelvan a la cuota que les corresponde.
SOTCK DE PATUDO

Los miembros de ICCAT también ha aprobado medidas de recuperación para el patudo, en base a la evaluación del comité científico, que mostró un stock probablemente sobrexplotado, aunque no en riesgo de colapso. Entre ellas, se ha acordado una reducción de los topes autorizados de capturas (TACs) de 85.000 a 65.000 toneladas, la expansión del área de la zona de veda a la pesca con objetos (FADs) en el golfo de Guinea durante los meses de enero y febrero, así como la limitación a un máximo de 500 FADs por buque para la flota atunera congeladora de cerco.

España ha apoyado el establecimiento de estas medidas, que garantizarán a medio y largo plazo la sostenibilidad de las pesquerías de túnidos tropicales en el Océano Atlántico. La cuota anual asignada a la UE alcanzaría unas 17.000 toneladas, de las que casi 9.000 corresponderán a España.

Estas cuotas se podrán incrementar hasta un 15% con los remanentes de cuota no utilizada en las campañas precedentes. En base a estas cifras de capturas, se salvaguarda la actividad de las flotas artesanales que capturan esta especie, en especial la flota de cañas y cebo vivo canaria.

En relación al atún blanco del Atlántico norte, se ha aprobado una propuesta de la UE para el establecimiento de reglas de control de capturas que establece un calendario de aplicación en 2016 y 2017.

Esta medida, según el Ministerio, supone un éxito al garantizar que, la certificación de sostenibilidad en la que está inmersa la flota española, tenga un soporte mas sólido y permita diferenciar nuestro «bonito del norte» como plenamente sostenible en los mercados europeos.
PESQUERÍA DE TIBURONES

En cuanto a la pesquería de tiburones, se han rechazado las propuestas presentadas por la Unión Europea para la regulación de las pesquerías de los tiburones marrajo dientuso y tintorera. El comité científico ha evaluado los stocks de esta última especie en 2016, mostrando que su biomasa se encuentra en niveles elevados y la explotación del stock se encuentra muy por debajo de su potencial.

Sobre este punto, España ha sido partidaria de establecer límites precautorios de capturas, lo que serviría para reforzar los esfuerzos que están realizando el sector para la certificación de la sostenibilidad de las pesquerías de pez espada y tiburones en el océano Atlántico. No obstante, la falta de consenso entre las delegaciones han impedido que esta medida sea aprobada, lo que, según ha lamentado España, «deja una vez más a los tiburones sin una regulación clara a largo plazo».

Asimismo, España ha criticado que se haya rechazado un año más la extensión, en el ámbito de la Comisión, de la política de aletas adheridas al cuerpo del tiburón. En este sentido, desde la Secretaría General de Pesca se ha trasladado el compromiso de que se continuará trabajando con las organizaciones representativas del sector de palangre de superficie para buscar soluciones alternativas a una situación de agravio comparativo de la flota comunitaria respecto a otras flotas.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés