Campos de golf en Canarias: las ‘trampas’ para vulnerar la moratoria

Recientemente, Carlos Alonso, junto a Fernando Clavijo y José Manuel Soria, defendieron la creación de nuevos campos de golf en Canarias. Concretamente, en Tenerife se plantea la construcción de dos, uno en el Norte y otro en el Sur.

En el año 2001 se aprobó la moratoria turística para Canarias. A pesar de se prohibió la construcción de nueva planta alojativa, se contemplaron excepciones entre las que figuraba la oferta alojativa asociada a la construcción de campos de golf. Esto dio lugar a que muchas “mentes avispadas” consideraran la construcción de campos de golf como un subterfugio mediante el cual poder vulnerar la moratoria. A fecha de 2011, la tasa de crecimiento de la superficie ocupada por la oferta complementaria (campos de golf y algún parque temático) con respecto a 1998 era de 116,8 % [1] .

Recientemente, Carlos Alonso, junto a Fernando Clavijo y José Manuel Soria, defendieron la creación de nuevos campos de golf en Canarias. Concretamente, en Tenerife se plantea la construcción de dos, uno en el Norte y otro en el Sur. El argumento es que atraen a un tipo de turismo de alto standing, que se aloja en hoteles de 5 estrellas y que, además, utilizarán agua desalada para hacerlos más sostenibles.

Para Ecologistas en Acción de Tenerife, resulta “insultante” escuchar declaraciones como las de que el consumo de agua no será un problema cuando en 2020 Canarias logre que el 60 % de la producción energética sea renovable, al mismo tiempo que las instituciones canarias están apostando firmemente por la construcción de una regasificadora que obstaculizará el avance de las energías limpias, por lo que la tendencia a todas luces será la misma que arrastramos hasta este momento. Además de sus “pingües aportaciones al bienestar social”, este tipo de instalaciones sigue suponiendo «una verdadera sangría» dado el consumo de fitosanitarios que precisan y la enorme extensión de suelo y biodiversidad que se condena cuando se construye.

La organización ecologista afirma que el problema de las islas no está en el número de turistas que las visitan. Se han batido récords históricos que sitúan a Canarias a la cabeza entre los principales destinos receptores de turistas. El problema es de calidad del empleo y redistribución de la riqueza del turismo, debido principalmente al acaparamiento del sector por parte de las grandes cadenas hoteleras. Y la solución es potenciar aquel turismo que visita las islas porque las quiere conocer tal y como son, y para ello hay que cuidar el paisaje y el medio ambiente y mostrar su singularidad, y no convertirlos en copias idénticas de otros destinos. En este sentido, resulta “una temeridad” vender como ventaja el hecho de que el turismo de golf se aloje en hoteles donde probablemente efectuarán el mayor porcentaje de gasto.

Según datos del ISTAC, sólo el 0,3 % de turistas elige venir a Canarias para jugar al golf. Muy al contrario, el 7,5 % ha elegido este destino por sus paisajes naturales, el 12 % por sus playas y el 31,6 % por el clima. Según el último informe del Consejo Económico y Social, “estos datos muestran claramente la trascendental importancia que para atraer turistas tienen las variables medioambientales, muy por encima de cualquier otra. Se erigen como un auténtico bien estratégico para Canarias, generadoras de las llamadas rentas de situación, al modo que lo son otras materias primas como el petróleo y los minerales en otras regiones del mundo”.

Ecologistas en Acción de Tenerife concluye que es evidente que lo que ocurre es que no se sabe qué hacer para potenciar la economía canaria y que se desestima al medio ambiente como un recurso a potenciar.
Notas

[1] Fuente: El impacto territorial de la moratoria turística de Canarias. Moisés R. Simancas Cruz, Juan Israel García Cruz, Agustín Dorta Rodríguez, Raico Antonio Falero González. Dpto. de Geografía, ULL

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés

Día Marítimo Mundial 2022

Día Mundial de los Ríos 2022

La UE cierra zonas de pesca