Incautan 300 kilos de merluza ‘ilegal’ en Ayamonte

Una vez realizadas la mediciones correspondientes de la merluza, ésta no cumplía con los requisitos de talla mínima de 27 milímetros fijado para las capturas en el Golfo de Cádiz.

La Guardia Civil de Huelva ha intervenido 312 kilos de merluza de talla no reglamentaria en Ayamonte cuando eran transportadas en 52 cajas de corcho en un vehículo no isotermo, cuyo valor en el mercado asciende a más de 3.000 euros. Además, el pescado carecía de cualquier tipo de documento que garantizara su origen, transporte y etiquetado.

Las actuaciones se llevaron a cabo a las 22,00 horas del pasado 26 de mayo en la citada localidad cuando agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona) prestaban servicio en cumplimiento del acuerdo de los planes anuales de control integral de actividades pesqueras (Paciap), que se suscribió por el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural Marino con las administraciones autonómicas sobre el control de pesca, transporte y comercialización de pescado inmaduro.

Así, inspeccionado un turismo, los agentes hallaron en su interior una gran cantidad de merluza, que era transportada en el maletero sin ningún tipo de refrigeración que garantice la cadena de frío que este tipo de producto precisa para su conservación, ya que se trataba de un vehículo no isotermo.

- Advertisement -

Una vez realizadas la mediciones correspondientes de la merluza, ésta no cumplía con los requisitos de talla mínima de 27 milímetros fijado para las capturas en el Golfo de Cádiz.

Además el conductor carecía de la correspondiente documentación que garantizara el origen de la mercancía, así como la autorización para su transporte y venta y los envases no tenían ningún tipo de etiqueta identificativa, procediéndose a levantar las actas de infracción que serán dirigidas al Órgano competente.

El pescado intervenido ha sido retirado por los Inspectores de Pesca y puesto a disposición de la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente de la Junta de Andalucía.

Desde la Guardia Civil inciden en que la compra-venta de pescado procedente de la venta ambulante afecta gravemente al futuro del sector pesquero, así como a la salud de las personas que lo consumen, ya que en algunos casos no han pasado ningún tipo de control sanitario y el transporte no se realiza con las condiciones adecuadas de envasado ni de refrigeración.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés