El Manzanares tendrá un nuevo contrato de mantenimiento acorde a la renaturalización

El nuevo contrato de conservación del río Manzanares, a su paso por el término municipal, tendrá como principal objetivo alcanzar las adecuadas condiciones de protección medioambiental que exige la reciente renaturalización de su cauce.

  • La conservación integral del río incluye el cauce, sus márgenes y las infraestructuras relacionadas con el mismo
  • Las prestaciones se refieren a la limpieza, control de la calidad del agua, mantenimiento de las instalaciones electromecánicas y vigilancia del río
  • También incluye el control de la vegetación y la observación y seguimiento de la fauna piscícola y avícola
  • Se coordinarán todos los equipos de trabajo, que deben actuar al unísono y con un criterio general de protección medioambiental

El nuevo contrato de conservación del río Manzanares, a su paso por el término municipal, tendrá como principal objetivo alcanzar las adecuadas condiciones de protección medioambiental que exige la reciente renaturalización de su cauce.

El contrato, aprobado en la Junta de Gobierno del pasado miércoles, incluye la conservación y el mantenimiento integral del río Manzanares, sus márgenes y las instalaciones ligadas al mismo porque se considera un ecosistema único e indivisible en el que cualquier actuación en un ámbito influye en el resto del entorno.

El importe del contrato asciende a 4.790.582,74 euros, IVA incluido, y tiene un plazo de ejecución de dos años, prorrogable hasta un máximo de 5 años en total. La fecha prevista de inicio es el primer trimestre de 2019.

La conservación del río Manzanares se realizará en el tramo comprendido entre la presa de El Pardo (excluida esta infraestructura), por el norte, y el límite del término municipal de Madrid por el sur. El contrato incluye las siguientes prestaciones:

  • Las actividades de limpieza de cauce y zona de servidumbre definidas en las prescripciones técnicas.
  • Actuaciones sobre la vegetación existente.
  • Control de calidad de las aguas.
  • Seguimiento y vigilancia de la fauna piscícola y avícola.
  • La correcta explotación y mantenimiento de los equipos electromecánicos de regulación de caudal en el cauce para hacer frente a posibles averías.
  • Mantenimiento de la red de telecontrol y telemando, así como la vigilancia de las infraestructuras de que dispone el río.

El contrato integral coordinará todos los equipos de trabajo, que deben actuar al unísono y con un criterio general de gestión del río y su entorno, y garantizará la protección medioambiental, tanto del medio hídrico como de los ecosistemas fluviales y sus instalaciones asociadas./

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés

Premio a la mejor receta sostenible

Las mentiras verdes del textil

Qatar 2022: fútbol a todo gas