El 50% de las tierras de cultivo del Planeta podrían ahorrarse si se mejorase su rendimiento

La expansión de las tierras agrícolas para satisfacer la creciente demanda de alimentos de la población mundial en constante expansión supone una gran carga para los ecosistemas naturales.

Sin embargo, un nuevo estudio del Instituto Internacional de Análisis de Sistemas Aplicados (IIASA) muestra que aproximadamente la mitad de la tierra que se necesita actualmente para cultivar alimentos podría ahorrarse si se lograran rendimientos de cultivo alcanzables a nivel mundial y los productos se cultivaran donde son más productivos.

El debate sobre la preservación de la tierra, que surgió alrededor de 2005 por los biólogos conservacionistas, reconoció que generalmente hay un límite en la medida en que las tierras de cultivo pueden ser ‘amigables con la vida silvestre’ sin comprometer los rendimientos, mientras que la mayoría de las especies amenazadas solo se benefician de la preservación o restauración de sus hábitats naturales.

El interés en este tema recientemente ganó un nuevo impulso a través del proyecto Half Earth, que tiene como objetivo devolver la mitad del área de tierra que se usa actualmente para otros fines a la cobertura natural del suelo para restringir la pérdida de biodiversidad y abordar otros impactos del uso de la tierra, como las emisiones de gases de efecto invernadero.

- Advertisement -

Según los autores del estudio, publicado en la revista ‘Nature Sustainability’, la necesidad de este tipo de estrategia es urgente, dada la creciente demanda mundial de productos agrícolas. El estudio es el primero en proporcionar información sobre la cantidad de tierras de cultivo que se necesitarían para satisfacer las demandas actuales de los cultivos con una alta eficiencia de uso de la tierra sin exacerbar los principales impactos agrícolas a nivel mundial.

«Las principales preguntas que queríamos abordar eran cuánta tierra de cultivo podría ahorrarse si se lograran rendimientos de cultivo alcanzables a nivel mundial y los cultivos se cultivaran donde son más productivos», explica el autor principal del estudio, Christian Folberth, investigador del Programa de Servicios y Gestión de Ecosistemas del IIASA.

«Además, queríamos determinar cuáles serían las implicaciones para otros factores relacionados con el sector agrícola, incluidos los requisitos de agua de riego y fertilizantes, emisiones de gases de efecto invernadero, potencial de secuestro de carbono y hábitat de vida silvestre disponible para especies amenazadas», añade.

Los resultados del estudio indican que con un alto aporte de nutrientes y la reasignación de cultivos en las tierras de cultivo actuales, solo se requeriría aproximadamente la mitad de las tierras de cultivo actuales para producir las mismas cantidades de cultivos principales.

La otra mitad podría entonces, en principio, ser utilizada para restaurar hábitats naturales u otros elementos del paisaje. Los resultados también muestran que el uso de la tierra es actualmente algo ineficiente y no se debe principalmente a los límites superiores de los rendimientos de los cultivos según lo determinado por el clima en muchas partes del mundo, sino que está fuertemente sujeto a decisiones de gestión.

Es difícil decir exactamente cuánta biodiversidad se ve afectada como resultado directo de las actividades agrícolas, pero se estima que excede los límites seguros, principalmente debido a la pérdida de hábitat.

En este sentido, los investigadores evaluaron dos escenarios: el primero propone el máximo ahorro de tierra sin restricciones, excepto por la extensión actual de las tierras de cultivo, mientras que el segundo escenario propone el ahorro de tierra específico que abandona las tierras de cultivo en puntos críticos de biodiversidad y libera de manera uniforme el 20% de las tierras de cultivo a nivel mundial.

Solo hubo diferencias marginales entre los dos escenarios en la mayoría de los aspectos, a excepción del hábitat de vida silvestre, que solo aumentó significativamente con la preservación de la tierra. Sin embargo, esto todavía permitió reducir el requisito de tierras de cultivo en casi un 40%.

Además, los investigadores descubrieron que es probable que las emisiones de gases de efecto invernadero y los requisitos de agua de riego disminuyan con un área reducida de tierra cultivada, mientras que los requisitos globales de entrada de fertilizantes permanecerían sin cambios.

Las tierras de cultivo ahorradas también podrían proporcionar espacio para el secuestro sustancial de carbono en la vegetación natural restaurada. Sin embargo, los impactos locales potencialmente adversos de la agricultura intensiva y la conservación de la tierra, como la contaminación por nutrientes o la pérdida de ingresos en las zonas rurales, deberán estudiarse más a fondo.

«Los resultados de nuestro estudio pueden ayudar a los formuladores de políticas y al público en general a comparar los resultados de los escenarios integrados de uso de la tierra. También muestra que la expansión de las tierras de cultivo no es inevitable y que existe un potencial significativo para mejorar la eficiencia actual del uso de la tierra», dice Michael Obersteiner, director del proyecto y exdirector del Programa de Servicios y Gestión de Ecosistemas de IIASA.

«Si se implementan las políticas correctas, medidas como la mejora de las tecnologías de producción pueden ser tan efectivas como las medidas del lado de la demanda, como los cambios en la dieta –prosigue–. Sin embargo, en todos los casos, dicho proceso necesitaría ser dirigido por políticas para evitar resultados no deseados».

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés