La macrogranja de Noviercas (Soria) para apropiarse del agua de un acuífero

En estos días la Junta de CyL está sometiendo a consultas el sondeo investigación hidrológico y estudio geológico que han presentado los promotores para decidir someterlo a una Evaluación de Impacto ambiental simplificada o ordinaria.
  • Ecologistas en Acción alegó la modificación de las normas urbanísticas de Noviercas que pretenden poner la salubridad, el agua y los recursos naturales del Moncayo a disposición de la mayor macrovaquería lechera de Europa.
  • Los promotores de la macrovaquería son los mismo que los de la fábrica de quesos SAIONA de Ólvega que han estado vertiendo impunemente durante 2 años al embalse de El Val, el más contaminado de la Cuenca del Ebro.
  •  Este proyecto se presenta con medida de lucha contra la despoblación, contra el cambio climático y para evitar la contaminación por nitratos, una inconsistente estrategia de lavado verde con la que pretenden acaparar los fondos europeos de recuperación económica de la España rural.

La empresa Valle de Odieta S.C.L. ha solicitado a la Consejería de Turismo e Industria de la Junta de CyL la tramitación de unos trabajos denominados “Sondeo de investigación para la caracterización estratigráfica del subsuelo en el paraje de «la Hoya de la Pared», Tº Municipal de Noviercas (Soria)”; aunque es en realidad un estudio de “investigación de aguas subterráneas” y no sólo geológico.

Como antecedente tenemos que en agosto del año 2019 la CH Duero desestimó la petición de concesión de un aprovechamiento de aguas subterráneas solicitada un año antes por la empresa Valle de Odieta. Tal rechazo se produjo porque la CH Duero consideraba, a tenor de que la propia empresa solicitaba entonces un aprovechamiento de aguas, que los más correcto es que se solicitara la realización de un estudio de investigación. Trámite que tres años después la empresa ha iniciado de forma más correcta que en el año 2018.

Sobre este sondeo y el posterior aprovechamiento de aguas hay que decir que afecta a un acuífero que está a caballo entre las Cuencas Hidrográficas del Duero y del Ebro, donde hay flujos y trasvase de agua subterránea desde la ubicación de la macrovaquería de Noviercas (Duero) a la cuenca del río Aranda (Ebro) que son reconocidas por el Instituto Geologico Minero en su mapa Hidrogeológico de Soria.

Además, la propia Confederación H. del Ebro en su cartografía incluye la zona de Noviercas (Cuenca del Duero) en lo que denomina “Dominio Hidrogeológico del Sistema Ibérico” del Ebro. Por lo tanto; conocer el acuífero, el funcionamiento y conexiones de las masas de aguas subterránea y superficial de las comarcas del Araviana, Manubles y Aranda es esencial para evitar afecciones a un amplio territorio. Estudio que sobrepasa lo que es un simple sondeo de investigación y un estudio puntual como el que plantea ahora la empresa Valle de Odieta.

El caudal que pretende aprovechar la macrovaquería es de 24,59 l/s (800.000 m³/año aproximadamente), lo cual es una cantidad importante. A esto hay que sumar que toda ese agua la devolverá al acuífero con una alta carga de nitratos, precisamente a un acuífero que según los datos de la CH Duero en febrero de 2020 tenía una concentración 31,7 mg/l en febrero de 2020. Concentración que se viene incrementando cada año, siendo motivo suficiente para que Noviercas sea declarada como Zona Vulnerable.

Respecto a la modificación de las Normas Urbanísticas de Noviercas que tiene la finalidad de adaptar las Normas a las necesidades exigidas por los promotores de la Macrovaquería, y que fueron sometidas a información pública en Noviembre de 2020, decir que Ecologistas en Acción alegó haciendo especial incidencia en las incongruencias urbanísticas, en el riesgo de contaminación y explotación de los acuífero, y sus efectos sobre el cambio climático.

La macrovaquería de Noviercas supone la concentración en una única explotación de ganadería industrial de 18.000 vacas productoras de leche, con en total de 23.500 vacas y una producción anual de 200.000 toneladas de leche. Según la propia empresa, sus cifras son: producción de purines de 563.590 m³ equivalente al producido por 200.000 cerdos, 100.000 toneladas de residuo seco, un consumo directo de agua de 887.440 m³ de agua , un hormigonado de 90 hectáreas de terreno rústico y un movimiento de tierras de 1 millón de m³.

En definitiva, unas cifras gigantes ofrecidas por la propia empresa para un macroproyecto con graves impactos sobre el territorio que se pretende aprobar urbanísticamente mediante una sencilla modificación urbanística con un trámite ambiental simplificado que ignora premeditada sus graves afecciones.

Su pretendida mínima tramitación urbanística es igualmente contradictoria con sus promesas de elevada trascendencia social, ganadera y económica en el ámbito provincial e incluso regional. Y así es; la macrovaquería de Noviercas supone la desaparición directa e indirecta de numerosas y pequeñas explotaciones de leche existentes por toda la geografía española.

Por otro lado, la empresa Valle de Odieta SCL. menciona en la documentación como algo positivo que producirá leche para su fábrica de quesos de Ólvega; olvidando que esta fábrica además de ser un proyecto económico fallido resulta que ha contribuido de forma notable a la contaminación del embalse de El Val (Los Fayos -Zaragoza-), que es el más contaminado del Valle del Ebro.

Vertidos que hubieran quedado impunes si Ecologistas en Acción no hubiera informado y presentado como parte interesada ante la CH. del Ebro para que ésta los sancionará. Además hay que tener en cuenta que esta misma empresa es la titular de macrovaquería en Caparroso con 3500 vacas que tiene numerosos expedientes sancionadores por infringir la normativa ambiental. Estos antecedentes deberían ser suficientes para que tanto las autoridades locales como las regionales rechazaran la modificación urbanística.

En relación al Cambio climático, que es un factor a considerar por las administraciones en sus decisiones urbanísticas, la ganadería vacuna de leche tiene una gran contribución a las emisiones directas de Gases Efecto Invernadero (GEI).

Las últimas declaraciones de los representantes de la empresa hacen referencia a que van a someter los efluentes líquidos contaminados del digestor anaerobio a unos tratamientos para reducir su carga contaminante, una medida es insostenible. Incluso pretenden acceder a los fondos europeos Next Generation de la Unión Europea del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia entre cuyos objetivos está la lucha contra la despoblación.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés

Día Mundial de los Ríos 2022

La UE cierra zonas de pesca

Proyectos ALADDIN y TAB4BUILDING