Actualizar

viernes, febrero 3, 2023

La mayoría de franceses, partidarios de abandonar la energía nuclear

El 37 por ciento de los encuestados dijo ser «más bien favorable» a la idea de que Francia deje de producir electricidad a partir de las plantas nucleares, mientras que un 20 por ciento afirmó estar «claramente a favor». Un 42 por ciento mostró su oposición.

   El sondeo, elaborado por OpinionWay para el diario ‘L’Express’ y la consultora SIA Conseil, muestra que la opinión de los franceses, que tradicionalmente han sido partidarios de la energía atómica por la independencia energética que ofrece, ha cambiado a raíz de la crisis nuclear provocada en Japón por el terremoto y el posterior tsunami el pasado 11 de marzo.

   El director general de SIA Conseil, Matthieu Courtecuisse, ha afirmado que los daños sufridos por la central nuclear Fukushima-1, que ha estado emitiendo radiación, «han tenido un impacto emocional innegable» sobre la población francesa. La encuesta se realizó a 1.035 personas mayores de 18 años entre los días 30 y 31 del pasado mes de marzo.

   Solo los electores de derechas se oponen mayoritariamente (el 64 por ciento de ellos) a que las nucleares francesas dejen de producir electricidad, mientras que menos de uno de cada tres electores de izquierdas tienen la misma opinión.

   El 80 por ciento de la energía eléctrica que consumen los franceses procede de plantas atómicas y por ella pagan un 30 por ciento menos que la media de los países europeos.

NO QUIEREN PAGAR MÁS

   La gran mayoría de los entrevistados (el 72 por ciento) no estaría dispuesta a aceptar una subida del precio de la electricidad en el caso de que Francia renunciase a la energía nuclear. Esta valoración predomina incluso entre quienes quieren que se cierren las centrales, ya que el 55 por ciento piensa así.

   El Gobierno del presidente Nicolas Sakorzy se mantiene firme en su postura a favor de la energía nuclear y está intentando impedir nuevas subidas del precio de la electricidad, el gas y los carburantes.

   Por otro lado, el sondeo revela que los franceses sí estarían dispuestos a hacer un esfuerzo para que en el consumo de energía se tengan en cuenta criterios ecológicos. Así, el 37 por ciento aceptaría pagar el doble por la electricidad que consume si se produjera de una manera más respetuosa con el medio ambiente.

   Según Courtecuisse, el clima de opinión creado por la crisis de Fukushima-1 ha hecho «que los franceses ya no razonen sólo en función de su poder adquisitivo, sino también a partir del miedo que sienten». «Lo que hay que saber es si este miedo es estructural o si dentro de unas semanas habrá desaparecido», ha añadido.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés