Actualizar

lunes, enero 30, 2023

La Comisión Europea abre una consulta pública sobre la reducción del uso de bolsas de plástico

La iniciativa también pretende recoger opiniones sobre la mayor visibilidad de los productos de embalaje biodegradables y el fomento de los requisitos de biodegradabilidad en los envases. La consulta en línea durará hasta agosto de 2011 en la web oficial de la Comisión Europea.

El Comisario europeo de Medio Ambiente, Janez Potocnik, ha declarado: «Hace cincuenta años era inusitado usar las bolsas de plástico una sola vez y ahora las utilizamos unos minutos y contaminan nuestro medio ambiente durante décadas. Pero las actitudes sociales evolucionan y hay un amplio deseo de cambio. Por eso estamos estudiando todas las opciones, incluida la de una prohibición de las bolsas de plástico a escala europea».

El ciudadano medio de la Unión Europea consume cada año aproximadamente 500 bolsas de plástico, la mayoría de las cuales se usa una sola vez. El volumen total de bolsas de plástico producidas en Europa en 2008 ascendió a 3,4 millones de toneladas, lo que equivale al peso de más dos millones de turismos. El bajo peso y el pequeño tamaño de las bolsas de plástico supone que escapen a la gestión de residuos y acaben en el medio marino, donde su degradación puede llevar cientos de años.

Algunos Estados miembros ya han tomado medidas para reducir el uso de bolsas de plástico mediante intervenciones en los precios, acuerdos con el sector minorista y prohibición de determinados tipos de bolsas; sin embargo, aún no existen disposiciones específicas a escala de la Unión Europea.

Envases biodegradables

La consulta también tiene el objetivo de reunir opiniones sobre la conveniencia de los requisitos vigentes sobre compostabilidad y biodegradabilidad establecidos en la Directiva 94/62/CE de envases de la Unión Europea, en concreto, sobre las repercusiones medioambientales, sociales y económicas que pueden derivarse de las medidas dirigidas a mejorar los requisitos de biodegradabilidad de los productos de embalaje, incluida la visibilidad de los envases biodegradables para los consumidores.

La Directiva no prevé una distinción clara entre productos biodegradables, que deben biodegradarse en condiciones naturales en el medio ambiente; y productos compostables, que sólo se biodegradan en instalaciones industriales de compostación. La publicidad de un producto como biodegradable si no lo es realmente en condiciones naturales puede inducir a engaño y contribuye a la proliferación de basura.

http://www.ihobe.net/

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés