ACCIÓN/ Activistas de Greenpeace cuelgan los «trapos sucios» de Nike y Adidas en la plaza de Callao de Madrid

Con esta actividad Greenpeace pide a ambos gigantes de la ropa deportiva que se sumen al reto Detox y se comprometan a eliminar los tóxicos de su cadena de suministro.

Greenpeace ha lanzado la campaña Detox tras descubrir que varias marcas líderes de ropa deportiva, como Adidas y Nike, tienen vínculos comerciales con fábricas textiles en China que vierten sustancias peligrosas al agua. Tras un año de duración, esta investigación ha concluido con el lanzamiento, ayer, del informe Trapos sucios. En él se explican las relaciones empresariales y comerciales de las grandes marcas, así como la composición de los vertidos al río Yangtzé y Perla desde las instalaciones de fábricas que producen para estas marcas.

Greenpeace considera que las empresas pueden cambiar esa situación, asumiendo el reto de acabar con la contaminación química y trabajar con todos sus proveedores para cesar la liberación de estas sustancias al agua. Adidas y Nike pueden liderar el cambio. Lograr el desafío Detox implica que adopten políticas integrales de gestión de productos químicos para eliminar las sustancias más peligrosas a lo largo de su cadena de suministro y llevar a cabo un seguimiento de los avances.

“Nos preguntamos qué marca será la más rápida en aceptar el reto. Es una competición contra la contaminación química de los ríos que se deriva de los modelos de producción actuales. Y la meta es proteger la salud de las personas y asegurar un futuro sin tóxicos”, ha declarado Sara del Río, responsable de la campaña Contaminación de Greenpeace.

- Advertisement -

Sara del Río, responsable de la campaña de Contaminación de Greenpeace

http://www.greenpeace.org

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés