Murcia. La Comunidad recuerda que la conducción eficiente supone una reducción en el consumo de carburante de hasta el 15%

La Consejería de Universidades, Empresa e Investigación, a través de la Agencia Regional de la Gestión de la Energía (Argem), recuerda a los ciudadanos, con motivo del incremento del número de desplazamientos que se produce durante el verano, que con una conducción eficiente de los turismos, es decir, suave, sin acelerones y con los neumáticos con la presión correcta, se puede reducir el consumo de carburante hasta en un 15 por ciento, a la vez que se contribuye a una reducción de las emisiones de CO2.

   El director de Argem, Teodoro García, detalló que «tenemos que tener en cuenta también que, por ejemplo, en un desplazamiento de 400 kilómetros de ida y 400 de vuelta, el uso de la baca puede encarecer el viaje entre 10 y 15 euros». Además, la relación de consumo por viajero en transporte público es tres veces menor que en el coche particular.

   «Es importante que el conductor sepa que el efecto de reducción de consumo está asociado a un menor coste de combustible y a su vez a un menor coste en mantenimiento del vehículo, además de que el ahorro de carburante implica directamente la reducción de emisiones contaminantes a la atmósfera», apostilló García, según informaron fuentes del Gobierno regional en un comunicado.

   Según los consejos de la conducción eficiente, recuerda que es importante tener especial cuidado en el arranque del vehículo, la utilización del acelerador, el uso de las marchas de forma adecuada y la anticipación frente a situaciones imprevistas del tráfico. Cuando, con una marcha engranada no se pisa el pedal del acelerador, y el vehículo circula a una velocidad superior a unos 20 kilómetros por hora, el consumo de carburante es nulo.

- Advertisement -

   Asimismo, la Comunidad considera importante mencionar que el gasóleo tiene aproximadamente un 13 por ciento más de poder calorífico que la gasolina, siendo una de las causas del menor consumo de los motores diesel, ya que para la misma energía producida se necesita menos carburante.

   También, afecta el aire acondicionado o el climatizador por ser uno de los equipos accesorios con mayor incidencia en el consumo global de carburante. Para mantener una sensación de bienestar en el coche, la Comunidad recomienda una temperatura interior del habitáculo de 23 ó 24 grados centígrados.

   El mantenimiento del vehículo puede tener una influencia importante sobre el consumo de carburante, igual que el peso del mismo y sus ocupantes, que influye sobre el consumo de manera apreciable, sobre todo en los arranques y periodos de aceleración, ya que además de someter a un esfuerzo importante al motor, a las suspensiones y a los frenos, afecta a la seguridad y aumenta los gastos por mantenimiento y reparación.

   Al fin de lograr dominar la conducción eficiente, la Comunidad dice que las principales claves a tener en cuenta son circular en la marcha más larga y a bajas revoluciones, mantener la velocidad de circulación lo más uniforme posible, en los procesos de aceleración, cambiar de marcha entre 2.000 y 2.500 revoluciones en los motores de gasolina y  entre 1.500 y 2.000 en los motores diesel;  en los procesos de deceleración, reducir de marcha lo más tarde posible y realizar siempre la conducción con anticipación y previsión.

   El director de la Agencia de Energía de la Región, señaló finalmente que «en pruebas realizadas, se ha comprobado que circulando en las marchas más largas se obtiene un ahorro comparativo del orden del 20 por ciento en el número de cambios realizados, lo que significa un ahorro en el uso del embrague, de los frenos, de la caja de cambios y del motor. Es conveniente arrancar el motor sin acelerar».

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés