Ahora Garoña plantea al Ejecutivo su renovación…

Según ha informado Nuclenor, este jueves en una reunión extraordinaria del Consejo de Administración, teniendo en cuenta que el permiso de funcionamiento de la central finaliza el 6 de julio –pese a que la planta está parada desde diciembre–, acordó remitir un escrito al departamento que dirige José Manuel Soria y que fue presentado este mismo jueves.

   En el escrito se solicita la «revocación parcial» de la Orden Ministerial del 29 de junio de 2012 para «mantener abierta la posibilidad de solicitar una renovación de la autorización vigente».

   La decisión se funda en que tras la publicación de la Orden Ministerial de 29 de junio de 2012 y considerando «las posibles consecuencias negativas derivadas de la inminente publicación de la Ley de medidas fiscales para la sostenibilidad energética, Nuclenor solicitó el año pasado en dos ocasiones al Ministerio de Industria, Energía y Turismo (14 de agosto y 3 de septiembre) que concediese una prórroga para la presentación de la solicitud de renovación de la autorización de explotación de la central de Garoña.

   En el comunicado, expone que con la aplicación de la nueva ley, en base a los borradores que el titular de la planta conoció entonces, Nuclenor se situaría en patrimonio negativo por «la magnitud de los tributos» que debían abonarse por mantener la operación de la central.

   Por ello, al no concederse las prórrogas solicitadas, el 28 de diciembre de 2012 Nuclenor comunicó a Industria su decisión de cesar la actividad de la planta atómica burgalesa, aunque sin descartar la posibilidad de que la planta fuera puesta de nuevo en funcionamiento si se dispusiera de «nuevos elementos de valoración». Esto se anunció un día después de la publicación en el Boletín Oficial del Estado de la Ley de medidas fiscales para la sostenibilidad energética.

   Además, recuerda que el 28 de diciembre de 2012 también formuló una consulta vinculante a la Dirección General de Tributos del Ministerio de Hacienda, sin que hasta la fecha se haya recibido respuesta por parte de esa Dirección General.

   Con la solicitud de revocación parcial de la Orden Ministerial de 29 de junio de 2012, se mantiene la posibilidad de solicitar una renovación de la autorización de explotación vigente que permitiese continuar en un futuro con la operación de la central nuclear de Santa María de Garoña.

   Por otro lado, el 8 de mayo de este año se aprobaron las cuentas anuales de 2012, con un resultado negativo después de impuestos de 133 millones de euros. Ante este resultado, Nuclenor señala que la Junta General de Accionistas acordó restablecer el equilibrio patrimonial en cumplimiento de lo establecido en la legislación vigente, reduciendo el capital social al mínimo legal de 60.000 euros.

 

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés