Extremadura. Exigen la sustitución del uso de herbicidas en espacios públicos por otros métodos inocuos

Ecologistas en Acción pretende abrir el debate acerca de la deseable minimización en el uso de este tipo de productos en la región, especialmente por parte de las administraciones públicas.

A su vez, ha presentado en 22 ayuntamientos en Extremadura y en las Consejerías de Educación y Cultura y de Agricultura, Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Energía una iniciativa para la prohibición del uso de herbicidas en espacios públicos. Con ello proponen su sustitución por otros métodos que no suponen un riesgo para el medio ambiente ni para la salud pública, tal como se ha hecho en otros países europeos y en varios municipios y diputaciones provinciales españolas.

La aplicación de herbicidas está muy extendida en Extremadura para el control de hierbas en las orillas y zonas adyacentes de carreteras y lugares públicos como parques, jardines y centros educativos. Los componentes activos de los herbicidas tienen efectos tóxicos sobre la salud y el medio ambiente, tal como demuestran decenas de estudios, especialmente en relación con el principio activo más utilizado en los herbicidas comerciales: el glifosato.

Según la Directiva Marco de la Unión Europea para un Uso sostenible de los plaguicidas (Directiva 2009/128/CE) “Los Estados miembros […] velarán porque se minimice o prohíba el uso de plaguicidas en las siguientes zonas específicas: a lo largo de las carreteras […], en los espacios utilizados por el público en general, o por grupos vulnerables, como los parques, jardines públicos, campos de deportes y áreas de recreo, recintos escolares y campos de juego y los espacios cercanos a los centros de asistencia sanitaria”.

En nuestra región los herbicidas se usan de forma indiscriminada en estos espacios, y a menudo ni siquiera se cumple la normativa española en cuanto a notificación a los usuarios del espacio público, acordonamiento de los espacios fumigados, o cualificación y protección personal de los operarios que los aplican. También se fumiga con herbicidas de forma indiscriminada en las cunetas de las carreteras, causando la muerte de numerosas cabezas de ganado que comen la hierba rociada.

José Olmedo, médico y miembro de Ecologistas en Acción de Extremadura, afirma que “existen numerosos estudios que muestran la toxicidad de los herbicidas, y especialmente aquellos basados en el glifosato. Como mínimo, se debería aplicar el principio de precaución en la aplicación de estos productos en espacios en los que juegan o estudian nuestros hijos e hijas, y que son imposibles de aislar de las personas que utilizan la vía pública, o del ganado que transita por los bordes de caminos y carreteras”.

Para Daniel López, biólogo y responsable de Agroecología de Ecologistas en Acción, “existen numerosas alternativas que permitirían la eliminación en el uso de estas sustancias tóxicas, y que están perfectamente al alcance de las administraciones extremeñas. Por ejemplo, métodos mecánicos como el laboreo o el desbroce o métodos físicos como quemadores adaptados al control de la vegetación natural en estos espacios. Estos métodos pueden resultar más baratos y no son peligrosos para quien aplica los herbicidas ni para las personas usuarias de la vía pública. Métodos de este tipo ya se utilizan en algunos municipios de la región, y también por parte de las administraciones de algunas Comunidades Autónomas españolas”.

http://www.ecologistasenaccion.org/ECOticias.com

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Otras noticias de interés