Bosques de Indonesia, felices pero cautos

La oficina de Indonesia ha vivido con expectación los últimos días ante los rumores de que el gobierno de Indonesia podría ampliar la moratoria que protege los bosques de este país.

Son buenas noticias
Para nosotros es alentador que el Presidente de Indonesia, conocido por las siglas SBY, haya renovado su compromiso con la protección de los bosques y se reduzcan de esta manera las emisiones de carbono que se emiten de forma masiva en Indonesia.

Si la fuerte presión de las compañías de aceite de palma se hubieran salido con la suya y la moratoria no hubiera llegado a buen puerto, la noticia sería otra: vía libre para más concesiones forestales para la producción de pasta de papel, aceite de palma o explotaciones mineras. Pero afortunadamente no ha sido así.

¿Por qué es necesario una moratoria?
El 85% de las emisiones en Indonesia proceden de la deforestación y de la tala de turberas, convirtiendo a este país en uno de mayores emisores del planeta por detrás de China y Estados Unidos.

Noruega está financiando con 1000 millones de euros una iniciativa que tiene como objetivo el incentivar la protección de los bosques en Indonesia y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Es un noble objetivo que Greenpeace ha perseguido durante años.

¿Ha sido eficaz la moratoria en sus dos años de vida?
Desde Greenpeace hemos seguido de cerca la aplicación de la moratoria, y, durante los dos años de la última moratoria, hemos seguido encontrándonos con casos de superposición de concesiones y algunos de deforestación e invasión de áreas protegidas.

Sin olvidar los graves problemas gobernanza, que son muchas veces el meollo de la cuestión. Por mucha moratoria sobre el papel, sin la supervisión y la aplicación adecuada, la moratoria podría ser una medida muy débil.

Entonces, ¿qué se puede hacer?
¡Mucho! Se necesitan mayores esfuerzos en armonizar la planificación y ordenación del territorio, desarrollando políticas sectoriales y cartografía adecuada, aplicar más duramente las leyes (lo que incluye abordar la corrupción y el blanqueo de dinero en el sector forestal) así como mecanismos para la resolución de conflictos sociales.

Greenpeace continuará trabajando para conseguir esto. Y seguiremos investigando y denunciando públicamente los casos de deforestación, a las empresas responsables y a las leyes que necesitan ser más fortalecidas. Vamos a recordar al Presidente que el camino hacia la Deforestación Cero significa algo más que la firma de un decreto.

Yuyun Indradi, responsable de la campaña de Bosques en Greenpeace Sureste Asiático.

http://www.greenpeace.org/ECOticias.com

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés