Hunosa renuncia al fracking en las cuencas de Asturias

La Coordinadora Ecoloxista se alegra que HUNOSA renuncie al proyecto de fracking denominada Morcin 1, tal como publica hoy el Bopa que se suma a otras renuncias anteriores  de proyectos asturianos por su inviabilidad económica. 

El proyecto de investigación Morcín-1, fue otorgado mediante el Decreto del Principado de Asturias  publicado en el Bopa n de 11 de mayo de 2010, a favor de “Hulleras del Norte, S.A. como titular del 80% y de “Petroleum Oil & Gas España, S.A.” en un 20%. Con una superficie de 12.539 hectáreas, concedido para llevar a cabo investigación de explotación de gas, en los concejos de Morcin, Oviedo, Ribera de Arriba, Quirós,  Mieres, Riosa y Lena.

Con antelación también se abandonaron otros proyectos similares de investigación  de fracking en: 

– Mieres, con una superficie de 37.482 hectáreas, que afectaba a los concejos de Oviedo, Siero, Bimenes, Ribera de Arriba, Langreo, San Martín del Rey Aurelio, Mieres, Lena, Aller y Laviana. 

- Advertisement -

–  Villaviciosa, con una superficie de 43.533 hectáreas, en los concejos de Cabranes, Colunga, Gijón, Nava, Parres, Piloña, Sariego y Villaviciosa. 

–  Laviana, con una superficie de 12.552 Ha, en los concejos de Bimenes, Nava, San Martín de Rey Aurelio, Laviana, Aller y Sobrescobio. 

– Campomanes, con una superficie de 12.563 Ha, en los concejos de  Aller y Lena. 

– Lieres, con una superficie de 12.510 hectáreas, en los concejos, de Siero, Bimenes, Sariego, Nava, Langreo y Villaviciosa. 

   Los proyectos están buscando la posible presencia  de gas natural no convencional de difícil extracción. De haberlo, éste no se encuentra en grandes bolsas en el subsuelo como el gas convencional, sino que repartido en pequeñas burbujas en diferentes tipos de roca puede ser de pizarra, carbón, etc. Para su extracción es necesario romper las capas de roca para reunir el gas y que éste fluya hacia la superficie, lo que llaman fractura hidráulica o fracking. Para ello se  provocan pequeñas fracturas inyectando miles de toneladas de agua a muy alta presión, mezclados con arena y aditivos químicos. 

Entre los aditivos químicos utilizados se encuentran bencenos, xilenos ó cianuros, hasta llegar a unas 600 sustancias químicas, muchas de ellas reconocidas como cancerígenas, mutagénas, disruptoras endocrinas y con otras propiedades altamente preocupantes. Además, el agua a presión arrastra sustancias como metales pesados (mercurio, plomo…), radón, radio o uranio y otros elementos radiactivos que se encuentran en las rocas del subsuelo. 

Como vemos, el fracking tiene graves impactos ambientales. El más preocupante es la contaminación del agua subterránea y de superficie., pero no el único.

Peligros que han llevado a varios países a prohibir el fracking o, al menos, a instaurar una moratoria. Es el caso de Alemania, Francia, Bulgaria, Sudáfrica y en algunos estados de EEUU (Nueva York, Nueva Jersey, Carolina del Norte y Vermont. Aquí en España son numerosas las iniciativas de Comunidades y Ayuntamientos contra el fracking, en Asturias la Junta General suscribió una propuesta contra el fracking y numerosos ayuntamientos han sacado mociones contra esta peligrosa tecnica, pero el gobierno del Principado no ha hecho aún nada.  

En la actualidad en Asturias se mantienen  los proyectos de investigación  denominados «Cuélebre 1» y «Cuélebre 2». En este caso, las proyectos de investigación se realizarían en áreas de; Colunga,  Caravia y Ribadesella además de en la costa asturiana oriental, afectando también al mar. 

Coordinadora Ecoloxista d’Asturies – ECOticias.com

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés