Andalucía construirá casi 70 kilómetros de vías ciclistas

Según el acuerdo suscrito, la Junta asumirá el 75 por ciento del proyecto y el resto el Consistorio. Así, el Gobierno andaluz ejecutará 50,77 kilómetros, mientras el Ayuntamiento se hará cargo de la construcción de 17,81 kilómetros, así como del posterior mantenimiento de la red.

La consejera de Fomento y Vivienda de la Junta de Andalucía, Elena Cortés, y el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, han firmado este jueves en la capital malagueña el convenio que, dentro del Plan Andaluz de la Bicicleta (PAB) impulsado por el Gobierno regional, permitirá construir una «malla» formada por cerca de 69 kilómetros de vías ciclistas que conectarán la ciudad.

Según el acuerdo suscrito, la Junta asumirá el 75 por ciento del proyecto y el resto el Consistorio. Así, el Gobierno andaluz ejecutará 50,77 kilómetros, mientras el Ayuntamiento se hará cargo de la construcción de 17,81 kilómetros, así como del posterior mantenimiento de la red.

Estos se sumarán a los 29 que ya existen en la ciudad, por lo que la red de itinerarios para este modo de transporte en Málaga estará conformada en los próximos años por cerca de un centenar de kilómetros. La inversión del proyecto rondará los 18 millones de euros en total.

- Advertisement -

En cuanto al inicio de los trabajos, el alcalde ha afirmado que en los últimos meses se han ejecutado ocho kilómetros de la parte correspondiente al Ayuntamiento, mientras que la Consejería se ha comprometido a construir sus itinerarios entre este año y 2017. «Los proyectos están prácticamente redactados», ha señalado la consejera, precisando que el objetivo es que en tres meses se puedan abordar las obras.

Del mismo modo, en virtud del acuerdo firmado, en el supuesto de que el Consistorio no pudiera por razones presupuestarias ejecutarlas entre 2014 y 2017, se compromete a su ejecución en los ejercicios siguientes, con plazo máximo hasta 2020, coincidiendo con el horizonte temporal del PAB.

En palabras de Cortés, esta red de carriles bici aportará una «alternativa real como medio de transporte», y supondrá «un cambio profundo» en la movilidad de la ciudad «comparable al provocado por el metro». «Habrá un antes y un después», ha apostillado.

ITINERARIO PRINCIPAL ASOCIADO AL METRO

La titular de Fomento y Vivienda, ha destacado que el proyecto supondrá, entre otras actuaciones de relevancia, la construcción de una malla ciclista que cubrirá toda la zona oeste de la ciudad, con un itinerario principal asociado a las líneas 1 y 2 del metro de Málaga, que da cobertura a las áreas de Teatinos y Carretera de Cádiz hasta el Intercambiador Metropolitano de María Zambrano.

Este itinerario se prolonga por Callejones del Perchel hasta Guadalmedina. Además, la Consejería construirá los tramos que configuran la red en la zona de poniente y centro de la ciudad, y un tramo de más de cinco kilómetros hacia el este, por Pedregalejo, Baños del Carmen, El Palo y El Limonar hasta el municipio de Rincón de la Victoria. La red conectará también con la barriada de Churriana, el Parque Tecnológico de Andalucía (PTA) y el distrito de Puerto de la Torre.

Por su parte, el Ayuntamiento de Málaga construirá un total de 17,81 kilómetros por avenidas principales de la zona norte, como Valle Inclán, Editor Ángel Caffrena y Orson Wells; así como en el ámbito de la Térmica, que discurre a lo largo de la MA-22, desde la Avenida de Moliere hasta su conexión con el Palacio de Deportes Martín Carpena; y algunos tramos de conexión en el centro, como es el itinerario que une la zona centro del entorno de la Plaza de la Solidaridad con la avenida Juan XXIII.

Dentro de la inversión asumida por el Ayuntamiento –el 25 por ciento–, se incluye el coste de actuaciones asociadas al fomento del uso de la bicicleta. Es el caso de las vías ciclistas ejecutadas entre los años 2013 y 2014.

«La red ciclista resultante ofrecerá una alternativa real al coche, y será altamente practicable por su continuidad, intermodalidad con los transportes públicos, señalización y características de las vías, segregadas del tráfico motorizado y con firmes de máxima adherencia», ha explicado Cortés.

ALCANZAR LOS 50.000 DESPLAZAMIENTOS DIARIOS

Teniendo en cuenta un estudio realizado en 2011, el porcentaje de desplazamientos en bicicleta en Málaga era del 0,4 por ciento sobre el total de la movilidad urbana. El PAB se propone llegar al seis por ciento, lo cual supondría alcanzar más de 50.000 desplazamientos en bici al día, de los cuales 20.000 procederían del trasvase del vehículo privado.

Esto supondrá, a su vez, dejar de emitir unas 8.500 toneladas de dióxido de carbono al año y un ahorro de más de 9.000 litros diarios de combustible. La redacción del PAB se ha llevado a cabo con un proceso de participación ciudadana, con una comisión de redacción de la que han formado parte, además de las administraciones, las asociaciones en defensa de la movilidad sostenible y otros expertos.

Málaga se convierte con la firma del nuevo convenio marco en la séptima ciudad de Andalucía que se suma al PAB, después de Almería, Huelva, Cádiz, Jerez de la Frontera, Algeciras y Córdoba. Esto significa que un año después de la aprobación del Plan de la Bicicleta, la Consejería ha impulsado casi 300 kilómetros de vías ciclistas en el conjunto de Andalucía, incluyendo ahora la capital malagueña.

CARACTERÍSTICAS DE LAS REDES CICLISTAS

Según han expuesto, los carriles bici tendrán un diseño «funcional» que articule el territorio y que «alimente y se alimente del transporte público».

Así, la red conectará entre sí las principales zonas de atracción y se procurará que las vías se conecten en el territorio urbano mediante redes a las el ciclista pueda acceder a una distancia no superior a 200 metros desde el lugar de partida. En el centro histórico, se procurará que tengan prioridad el transporte público y los modos no motorizados.

En el mismo sentido, se procurará garantizar la continuidad de la red, evitando interrupciones en su trazado. Para ello, según ha apuntado el Ayuntamiento, no será necesario que la red esté conformada exclusivamente por carriles segregados, sino que pueden combinarse distintas soluciones en función de las características de la infraestructura sobre la que se asiente cada tramo.

Las vías ciclistas tendrán carácter bidireccional de acuerdo con los criterios establecidos en el código de la circulación. Tendrán una anchura mínima de 2,50 metros. Excepcionalmente, en determinados tramos en los que fuera necesario podrá reducirse ligeramente esta anchura, si bien en ningún caso la anchura será inferior a 2,20 metros.

NUEVO CONCEPTO DE MOVILIDAD

El Plan Andaluz de la Bicicleta, aprobado el pasado 21 de enero de 2014 en Consejo de Gobierno, se asienta en un nuevo modelo de transporte donde se prime el uso del transporte público, la bicicleta y los desplazamientos a pie frente al coche.

Así, el PAB tiene entre sus objetivos principales facilitar los desplazamientos en las ciudades, incrementando la accesibilidad a los puntos de interés laboral, educativo, cultural y de ocio, en aras de una mayor cohesión social y territorial.

Del mismo modo, persigue reducir la emisión de gases de efecto invernadero contribuyendo a la mejora de las condiciones ambientales y a la lucha por el cambio climático; reducir la contaminación acústica; beneficiar la salud y contribuir a un nuevo modelo productivo andaluz.

Con una inversión total de 421,47 millones de euros hasta el año 2020, fundamentalmente proveniente de fondos europeos Feder, el PAB ha diseñado una red de vías ciclistas en Andalucía repartidas en redes urbanas (312,752 kilómetros), metropolitanas (837,92) y red autonómica (3.080).

Esta última en su mayoría (2.625 kilómetros) ya existente sobre el trazado de vías pecuarias y caminos rurales. Además, el PAB aborda la construcción de elementos complementarios a las vías ciclistas, como el equipamiento asociado, la intermodalidad –conexión con otros medios de transporte–, la formación y la pedagogía para avanzar en la concienciación ciudadana.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés