La tecnología escucha mientras los doctores siguen hablando

A medida que la medicina se vuelve más complej,a los profesionales del sector sanitario están a punto de conseguir un nuevo y ambicioso asistente: el sistema de computación de IBM que logó derrotar a seres humanos en el programa de televisión Jeopardy!. En la actualidad, la industria del reconocimiento de voz está sumida en una carrera por adaptar sus productos para que los médicos puedan utilizarlos y rellenar los formularios electrónicos usando el hablar.

A los médicos no les gusta que la tecnología se interponga entre ellos, especialmente cuando están dictando notas sobre pacientes. Cuando se inventó la máquina de escribir, buscaron a otras personas que escribiesen sus observaciones. Cuando llegó la grabadora, empezaron a enviar las cintas por correo a los servicios de transcripción. Gracias a los ordenadores, el software de reconocimiento de voz ha logrado automatizar el trabajo de convertir las palabras dichas por un médico en texto. Esto ha resultado beneficioso para los médicos y también para Nuance Communications, con sede en Burlington, Massachusetts, EE.UU., la compañía líder del mercado en el software de dictado médico, que el año pasado generó cerca de 450 millones de dólares (328 millones de euros) en ventas de su software de voz Dragon dentro de la profesión sanitaria.

Sin embargo, en la actualidad tanto Nuance como los médicos se enfrentan a una amenaza a la forma de hacer las cosas: la difusión de los registros médicos electrónicos. El software de mantenimiento de registros, en gran medida impulsado por el gobierno, está destinado a mejorar la atención al paciente haciendo que los médicos registren los datos en formularios digitales, dentro de campos que puedan ser leídos por los ordenadores. He aquí el problema: los médicos no pueden hablar para rellenar los formularios.

Esto se está convirtiendo en un obstáculo importante, en parte porque muchos médicos consideran el dictado de notas informativas detalladas sobre el paciente una parte casi sacrosanta de su trabajo. «Se les está pidiendo que hagan algo diferente con el fin de ayudar al ordenador», afirma Jim Flanagan, director de información médica para investigación y desarrollo en Nuance.

En la actualidad, la industria del reconocimiento de voz está sumida en una carrera por adaptar sus productos para que los médicos puedan utilizarlos y rellenar los formularios electrónicos usando el habla. En colaboración con los investigadores de IBM que crearon Watson, el sistema informático capaz de entender una conversación normal -o el lenguaje «natural»- lo suficientemente bien como para vencer a seres humanos en el programa de televisión Jeopardy!, Nuance está desarrollando lo que denomina como Comprensión del Lenguaje Clínico. La tecnología está diseñada para extraer automáticamente información de la descripción narrativa dictada por un médico sobre un paciente y utilizarla para rellenar los registros electrónicos.

Los esfuerzos de Nuance responden a la Ley sobre las Tecnologías de la Información de la Salud para la Salud Económica y Clínica (HITECH, por sus siglas en inglés), aprobada en EE.UU. en 2009. La ley provee incentivos financieros y sanciones para empujar a los proveedores de salud hacia el uso de registros electrónicos de pacientes. La esperanza es lograr reducir los errores provenientes de las notas escritas a mano y hacer más fácil el seguimiento de todos los aspectos de la atención al paciente.

El problema, asegura Chris Russell, neurólogo en la Clínica Neurológica Peachtree de Atlanta (Georgia, EE.UU.), es que «los registros electrónicos de salud facilitan las cosas para todo el mundo en la oficina del médico, salvo para el médico». Russell, desarrollador de software y doctor, ha creado su propio producto, llamado NoteSwift, que ayuda a los profesionales de la salud a utilizar el software de Nuance para rellenar los campos de un registro médico electrónico, uno por uno.

Una preocupación entre los médicos es que los registros electrónicos podrían amenazar la tradición de hablar sobre los síntomas del paciente y las posibles causas. Los diseñadores de software «quieren que pensemos que se puede señalar y hacer clic en un documento y obtener la misma imagen de un paciente», afirma Paul Logan, profesional de enfermería cardiovascular cuya empresa, Logan Solutions, ayuda a los doctores a poner en práctica los registros electrónicos de salud. No obstante, los médicos que los utilizan, afirma, los encuentran molestos y terminan registrando menos detalles sobre los pacientes.

El sistema de Nuance para interpretar el lenguaje clínico se basa en dos piezas clave de tecnología, afirma Flanagan. La primera es lo que Nuance llama un detallado mapa por ordenador de conocimientos médicos, incluyendo grupos de síntomas relacionados y grados de gravedad de enfermedades en particular. En segundo lugar, la tecnología es capaz de organizar el habla en frases que tengan sentido gramatical para un ordenador. Usando estas dos herramientas, el sistema saca conclusiones acerca de lo que un médico está diciendo a la hora de describir a un paciente. «Es importante obtener datos reales del texto que el ordenador pueda entender», afirma Flanagan.

El sistema de Nuance no se limitará a extraer información de una descripción, indica Flanagan. También es posible que llame la atención sobre piezas y conexiones faltantes. Por ejemplo, si un médico describe los síntomas, pero no ofrece un diagnóstico, se le solicitará una explicación. Flanagan considera que esto está en consonancia con los objetivos que condujeron al fomento de los registros electrónicos de salud en primer lugar.

«Lograr la comprensión del lenguaje clínico realmente transformará la forma en que se llevan a cabo los dictados», afirma Logan. «Los médicos se interesan muchísimo cuando se les menciona todo esto».

Sin embargo Russell, el neurólogo de Atlanta, afirma que podría no ser necesario introducir tanta tecnología para hacer que los médicos sigan usando el reconocimiento de voz. «En cierto modo, podríamos estar tratando de asumir una tarea demasiado grande», explica. Cree que los médicos ya saben la forma de estructurar la información según sea necesario. Sugiere que las compañías de reconocimiento de voz solo tienen que hacer que sea menos difícil navegar por los formularios electrónicos, especialmente a corto plazo. Según Russell, «nuestro objetivo es volver a donde estábamos».

 

 

www.centrodeinnovacionbbva.comINNOVAticias.com

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés