El 28º Encuentro de Jóvenes Investigadores del INICE y sus sorprendentes propuestas científicas

El 28º Encuentro de Jóvenes Investigadores del INICE muestra estos días sorprendentes propuestas científicas

El Instituto de Investigaciones Científicas y Ecológicas (INICE) celebra estos días en Salamanca, el 28º Encuentro de Jóvenes Investigadores, unas jornadas que ya son tradicionales en estas fechas y que en esta ocasión tienen como principal singularidad la destacada presencia de participantes llegados desde México, no sólo por la cantidad de trabajos que presentan en este año, superior a la habitual, sino también por la calidad de los mismos, lo que refuerza el carácter internacional de esta cita.

 

Un buen ejemplo de los trabajos que están sorprendiendo estos días en el encuentro es el de la mexicana Patricia María Ibáñez Palazuelos sobre producción de biocombustibles a partir de microalgas marinas. En concreto, la joven investigadora emplea la especie Dunaliella tertiolecta, de la extrae aceite y, tras una serie de procesos, logra biodiésel.

 

No menos interesante es un proyecto sobre elaboración de tlayuda, una tortilla típica mexicana hecha de maíz, a la que en esta propuesta se le añade quiote, tallo comestible de la flor del maguey, con el objetivo de mejorar la calidad nutricional de este alimento. La idea la presentan tres participantes mexicanos: Pedro Luna, Olav Ramírez y Ángela Martínez.

 

Otra idea muy distinta es la de Estefan Rubí Arispuro, que propone crear un suelo artificial a partir de la mezcla de materiales orgánicos. Para comprobar que el nuevo suelo puede ser útil para la agricultura, el investigador ha sembrado frijol y ha valorado cuáles son las mejores mezclas a la hora de determinar la composición del suelo de cultivo.

 

Un proyecto biológico mucho más complejo es el que proponen Dania Martínez Alarcón, Héctor Silva Gutiérrez y Ever Vega Cabrera. Su idea consiste en desarrollar un biosensor que revele la presencia de Pseudomonas aeruginosa, una bacteria patógena para el ser humano.

 

Por su parte, Alberto Ibarra Delgado presenta un prototipo de generador eólico volante para la generación de energía eléctrica, un abordaje original para poder aprovechar el potencial del viento.

 

Efecto invernadero

 

También resulta muy curioso el proyecto de Lucero Isabel Ramírez y Margarita Ramírez, que presentan un experimento que simula el efecto invernadero con diferentes gases (CH4 y CO2) en condiciones similares a la realidad. De esta manera, consiguen demostrar que los cambios en los gases influyen en la temperatura.

 

En la misma línea didáctica, José Ernesto Sauceda propone un juego para aprenderse la tabla periódica de los elementos, el cubo de Mendeleiev, que combina memorización y capacidad visual y auditiva.

 

Plaguicida natural

 

Asimismo, Marcos Marín plantea el desarrollo de un plaguicida natural empleando vegetales que son tóxicos o repelentes para ciertos insectos. Y también en esta línea Andrea Arreola propone reutilizar envases desechados para crear un aglomerado que pueda utilizarse como material para la construcción y la fabricación de muebles.

 

Además de todos estos trabajos mexicanos, las jornadas sirven para presentar proyectos de investigación y estudios españoles de toda índole: envejecimiento, energía nuclear y programas de e-learning, entre otras muchas propuestas de jóvenes investigadores menores de 30 años.

 

DiCYTECOticias.cominnovaticias.com

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés