La cerveza mejora la función cardiaca del corazón tras un infarto

Los resultados de esta investigación, que se ha realizado con cerdos, han demostrado también que el consumo de cerveza, tanto con alcohol como sin él, a nivel vascular mejora las capacidades antioxidantes de la sangre

Un estudio científico elaborado por Centro de Investigación Cardiovascular del Hospital San Creu i Sant Pau ha descubierto que la ingesta moderada de cerveza puede mejorar la función cardiaca del corazón tras un infarto y favorece una recuperación más rápida tras el accidente vascular.

   Los resultados de esta investigación, que se ha realizado con cerdos, han demostrado también que el consumo de cerveza, tanto con alcohol como sin él, a nivel vascular mejora las capacidades antioxidantes de la sangre, lo que produce «un efecto sistémico que se traduce en un colesterol de más calidad», ha explicado la doctora Gemma Vilahur, una de las autores del estudio que se ha presentado este miércoles en el Colegio de Médicos de León.

   Para realizar la investigación se han utilizado cerdos a los que se les ha proporcionado durante 10 días una dieta rica en colesterol y unas cantidades moderadas de cerveza, tanto con alcohol como sin alcohol, además de los animales que formaban el grupo de control que consumía agua.

MEJOR ADAPTACIÓN

- Advertisement -

   Tras pautar esa alimentación, a los animales se les provocó un accidente vascular y se comprobó que el grupo que había estado ingiriendo cantidades moderadas de cerveza con o sin alcohol presentaba una menor aparición de arritmias (respuesta del corazón por la falta de oxígeno) tras el infarto. «Esto demuestra que los animales que se habían alimentado con cerveza tiene una mejor adaptación a la falta de oxígeno», ha aseverado Vilahur.

   Los beneficios del consumo moderado de cerveza también se comprobaron en los animales 21 días después del accidente vascular. «Los animales que habían estado ingiriendo cerveza presentaban una tendencia de reducción  del tamaño del infarto, una menor cicatriz en el corazón lo que hacía que funcionara mejor» y, además, se comprobó «un menor daño celular y una mejora en la función de las células».

   Estos resultados, ha indicado la autora de la investigación, demuestran que «existen mecanismos que hacen posibles estos cambios». En estos mecanismos «actúan todas aquellas vías de señalización que dirigen al corazón hacia la supervivencia y se disminuye la muerte celular lo que provoca la supervivencia de las células», ha aseverado.

   Uno de los efectos tras el infarto es que el corazón que ha sufrido el daño puede acumular grasa que impide su normal funcionamiento, ha recordado Vilahur, quien ha añadido que la investigación ha comprobado que el consumo de cerveza «posibilita que se deposite menos grasa en el corazón» y a la vez «favorece la formación de una malla de colágeno en el órgano dañado que permite que se adapte a su nuevo estado».

innovaticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés