Novedades sobre la recaída de la leucemia aguda

En los últimos años, la tendencia a hacer análisis de una sola célula ha demostrado que células individuales dentro de un tumor son capaces de acumular mutaciones para hacerlo más agresivo y resistente al tratamiento.

Científicos de la Universidad de Harvard, en Cambridge, Massachusetts, Estados Unidos, han identificado una mutación en casos humanos de leucemia linfoblástica aguda que probablemente conduce a la recaída. La investigación, publicada en ‘Cancer Cell’, podría traducirse en una mejora de las estrategias de atención de pacientes con este tipo de cáncer de sangre en particular, que por lo general afecta a los niños, pero es más mortal en los adultos.

   En los últimos años, la tendencia a hacer análisis de una sola célula ha demostrado que células individuales dentro de un tumor son capaces de acumular mutaciones para hacerlo más agresivo y resistente al tratamiento. Así, mientras que el 99 por ciento de un tumor puede ser destruido por el tratamiento inicial, una célula especialmente agresiva es capaz de sobrevivir y hacer que un paciente de cáncer que en principio tenga «todo en orden» recaiga seis meses después.

   El profesor del Instituto de Células Madre de Harvard David Langenau y miembros del laboratorio en el Departamento de Patología del Hospital General de Massachusetts utilizaron peces cebra para buscar estas raras células de la leucemia que conducen a recaídas y luego diseñaron terapias que pudieran matarlas.

- Advertisement -

   Los investigadores vieron que al menos la mitad de las células leucémicas que conducen a la recaída tenían una mutación que activa la vía Akt, que confiere a las células resistencia a la quimioterapia común y fomenta su crecimiento. A partir de este hallazgo, el laboratorio de Langenau examinó la leucemia linfoblástica aguda humana y descubrió que la inhibición de la vía Akt restauró las respuestas de las células leucémicas a la quimioterapia de primera línea.

«La vía Akt parece ser un importante motor de resistencia al tratamiento –sentencia Langenau–. También mostramos que esta misma vía aumenta el crecimiento global de las células leucémicas y eleva la fracción de las células capaces de llevar a la recaída».

«Es probable que nuestro trabajo ayude a identificar a los pacientes que son propensos a la recaída y que se beneficiarían de tratamientos con inhibidores de la vía Akt y la terapia típica de primera línea para el cáncer», añade la autora principal del estudio, Jessica Blackburn. Langenau espera identificar otras mutaciones que conducen a la recaída, identificando otros posibles objetivos farmacológicos para los pacientes con leucemia agresiva.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés