El caso más antiguo, diagnostican cáncer con metástasis a un esqueleto de 3.200 años

Los análisis han revelado evidencia de carcinoma metastásico, el cáncer que se ha diseminado a otras partes del cuerpo desde donde se inició, a partir de un tumor maligno de los tejidos blandos repartidos en grandes áreas del cuerpo, por lo que es el mejor ejemplo completo convincente de cáncer metastásico en el registro arqueológico.

Arqueólogos han encontrado el ejemplo completo más antiguo del mundo de un ser humano con cáncer metastásico, en un esqueleto de 3.200 años de antigüedad. El esqueleto de un joven adulto de sexo masculino fue encontrado por una estudiante de doctorado de la Universidad de Durham, en una tumba en el actual Sudán en 2013 y se remonta a 1200 AC.

   Los análisis han revelado evidencia de carcinoma metastásico, el cáncer que se ha diseminado a otras partes del cuerpo desde donde se inició, a partir de un tumor maligno de los tejidos blandos repartidos en grandes áreas del cuerpo, por lo que es el mejor ejemplo completo convincente de cáncer metastásico en el registro arqueológico.

   Los investigadores de la Universidad de Durham y el Museo Británico dicen que el descubrimiento ayudará a explorar las causas subyacentes del cáncer en las poblaciones antiguas y proporciona una visión de la evolución del cáncer en el pasado. Análisis de ADN antiguo de esqueletos y momias con evidencia de cáncer se pueden usar para detectar mutaciones en genes específicos que se sabe que están asociados con tipos particulares de cáncer .

- Advertisement -

   A pesar de que el cáncer es una de las principales causas mundiales de muerte hoy en día, sigue escaseando en el registro arqueológico en comparación con otros estados patológicos, dando lugar a la conclusión de que la enfermedad es principalmente un producto de la vida moderna y el aumento de la longevidad. Estos hallazgos sugieren que el cáncer no es sólo una enfermedad moderna , sino que ya estaba presente en el valle del Nilo en tiempos antiguos.

   La autora principal, Michaela Binder, estudiante de doctorado en el Departamento de Arqueología de la Universidad de Durham, excavó y examinó el esqueleto. «Nuestro análisis muestra que la forma de las pequeñas lesiones en los huesos sólo puede haber sido causado por un cáncer de tejidos blandos a pesar de que el origen exacto es imposible determinar solo a través de los huesos».

   El esqueleto es de un hombre adulto de 25 a 35 años de edad cuando murió, y fue encontrada en el sitio arqueológico de Amara West en el norte de Sudán, situado en el Nilo, 750 kilometros aguas abajo de la moderna capital del país, Jartum. Fue enterrado extendido de espalda, dentro de un ataúd de madera pintado muy deteriorado y provisto de un amuleto de loza vidriada.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés