Actualizar

miércoles, febrero 8, 2023

Hallan un mineral (la paracoquimbita) inédito en pinturas rupestres en Segovia

Las Hoces del Río Duratón albergan más de treinta abrigos rocosos que los pobladores prehistóricos empleaban como murales donde plasmar sus pinturas hace unos 4.000 años.

Un grupo de científicos de la UNED descubrieron recientemente que el color azul de una pintura del Abrigo Remacha, en las Hoces del Río Duratón (Segovia), escondía un nuevo mineral que nunca se había utilizado con fines pictóricos en la prehistoria: la paracoquimbita. Este grupo de expertos han encontrado también otros componentes que són más habituales como el hematites, responsable del color rojo, similar al de algunas piedras semipreciosas o gemas.

Las Hoces del Río Duratón albergan más de treinta abrigos rocosos que los pobladores prehistóricos empleaban como murales donde plasmar sus pinturas hace unos 4.000 años. Uno de ellos es el Abrigo Remacha, con 182 pequeñas imágenes que representan figuras humanas, animales y símbolos abstractos de forma esquemática.

Para hallar este nuevo mineral, los científicos de la UNED analizaron seis micromuestras de las pinturas. «Hemos encontrado un pigmento de color azulado que contenía carbón amorfo y un sulfato de hierro nonahidratado, llamado paracoquimbita», ha explicado una de las autoras del hallazgo, Mercedes Iriarte, quien ha señalado que «este mineral pulverizado no se había detectado hasta ahora como parte de la receta pictórica en pintura rupestre».

De momento se desconoce su procedencia, aunque los científicos se inclinan porque podría haber sido trasladado desde otro lugar por los humanos que lo pintaron, puesto que no hay evidencias de paracoquimbita en minas cercanas.

Tampoco parece probable que el mineral se creara ‘in situ’, en el panel, al necesitar unas condiciones químicas que no se dan en el abrigo. Además, no existen rastros de paracoquimbita en las muestras de color rojo.

La investigación, publicada en ‘Journal of Raman Spectroscopy’, revela componentes más habituales como hematites, un mineral constituido por una de las formas de óxido de hierro, que se usaba para crear el color rojo. Su tamaño diminuto -con granos inferiores a una micra-, indica que los artistas prehistóricos emplearon una técnica elaborada, trabajando mucho el mineral, hasta conseguir un polvo fino.

«Cuanto más fino es el polvo del pigmento, más capacidad de recubrimiento tiene», ha apuntado otro de los expertos, Antonio Hernanz.

POSIBLE DATACIÓN

En las pinturas también hallaron otros componentes habituales como carbonatos, yeso, cuarzo y oxalatos cálcicos, principalmente. Estos oxalatos –fruto de la excreción de microorganismos que colonizan las superficies de algunas rocas y dejan una película que las cubre– permitirán datar las pinturas en futuras investigaciones, al contener carbono en su molécula.

«Si hay suficiente oxalato cálcico, se puede datar la capa inferior y la superior de tal forma que se acota la pintura en una horquilla de tiempo», ha indicado Iriarte.

El análisis de las muestras también refleja el nivel de degradación de las pinturas, principalmente debido a la cristalización del yeso. Cuando el agua de lluvia se filtra por la roca, arrastra sales minerales que contienen sulfatos y cationes de calcio. Cerca de la superficie, el agua se evapora y cristaliza el yeso, lo que aumenta su volumen y empuja hacia fuera a las capas superficiales de roca, produciendo descamación del panel con las pinturas.

En el estudio se han empleado diferentes técnicas microscópicas y espectroscópicas para obtener, tanto imágenes de las micropartículas como conjuntos de señales (espectros), que han permitido identificar su composición química y mineralógica.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés