SkyAlert, una innovación del futuro

Alejandro Cantú ha desarrollado SkyAlert, un sistema de alerta sísmica por satélite capaz de medir la intensidad de los terremotos.

Familiarizado con los sistemas de alerta satelitales este emprendedor de 29 años ya trató de utilizar una tecnología similar en 2009 para alertar a los bomberos de los incendios en guarderías mexicanas. Este proyecto no contó con respaldo financiero suficiente, pero dio lugar al desarrollo tecnológico que ahora emplean sus actuales sistemas, que permiten conocer la llegada de un terremoto con una antelación de hasta dos minutos.

SkyAlert es un sistema de envío de señales de alarma sísmica por satélite que son recibidas por el usuario en cualquiera de sus dispositivos en funcionamiento, como tabletas y teléfonos inteligentes. Para ello, se sirve de SkyAlert Personal USB, un pendrive de ocho gigabytes que dispone de una batería interna y un receptor de telecomunicaciones. Ante una amenaza sísmica, produce sonido, vibración y mensajes de texto en función de la intensidad de la misma. A esta solución portátil se suma SkyAlert App, capaz de informar del suceso en la pantalla del teléfono móvil, una aplicación que nació para Windows Phone y Windows 8, y en diciembre ya estaba disponible para iOS y Android.  Otras versiones como SkyAlert Vital y Pro están diseñadas para oficinas y entornos más pequeños.

Los dispositivos fijos en fábricas y grandes industrias también tienen una gran aceptación comercial. Colocados en diversos lugares de una nave pueden ir conectados hasta a 48 sirenas y un gran número de luces estroboscópicas, amarillas y rojas, que se instalan junto a los indicadores de incendio. Muchas industrias optan por vincular la señal de alarma a una parada automática preventiva de sus máquinas y a cierres del suministro de gas, ya que la rotura de conductos es una de las principales causas de incendios durante las sacudidas.

- Advertisement -

Una carrera por la supervivencia

Una vez que el  temblor de tierra es detectado en las proximidades de su epicentro, el sistema de Cantú envía una alerta sísmica a través de una señal de radiofrecuencia de 931 megahercios y una potencia de 500 vatios que se distribuye gracias a una red de ocho antenas que cubren toda la superficie de México DF. Dada la velocidad constante de aproximación del temblor –cuatro kilómetros por segundo– la señal llega al receptor con una anticipación de entre 30 y 120 segundos, en función de lo alejado que se encuentre éste del epicentro. Tiempo que podría ser suficientepara evacuar un edificio.

SkyAlert se asienta sobre cuatro plataformas que proporcionan a los usuarios distintos valores añadidos. El sistema satelital permite probar y generar simulacros desde el ordenador del cliente. En las redes sociales se fomenta la interactividad mediante la información en tiempo real de los acontecimientos del seísmo. La aplicación para telefonía móvil favorece la creación de una comunidad de contactos a la que ofrecer y pedir ayuda en caso de catástrofe. Y el sistema de detección y alerta muestra a los usuarios tablas con las aceleraciones máximas del subsuelo que permiten prever los daños.

Cantú afirma que la diferencia fundamental de su tecnología comparada con otras anteriores es que Skyalert “proporcina información al usuario sobre qué tipo de sismo se dirige hacia él” de manera que este pueda actuar “de acuerdo a la amenaza que se cierne sobre la ciudad de México”. Esta información extra distingue la fuerza del seísmo entre dos valores: moderado (menos de 6 grados en la escala de Richter) y fuerte (a partir de 6 grados Richter). También es capaz de determinar la duración del mismo, a diferencia de tecnologías que alertan de un movimiento sísmico pero no especifican su magnitud. La fuerza de estos datos radica en que consiguen hacer más eficiente y ajustar a la magnitud del desastre la gestión de los protocolos de evacuación, lo que permite minimizar los daños materiales.

En los modelos anteriores el número de receptores no superaba los 400. En la actualidad Skyalert ha conseguido llegar hasta un millón de usuarios repartidos entre sus diferentes plataformas. El sistema satelital a día de hoy da cobertura a México DF y sus dos ciudades vecinas Toluca y Puebla. Mientras la compañía de Cantú está expandiendo su propia red de sensores sísmicos en más de veinte poblaciones a lo largo de la costa del Pacífico, donde tienen origen todos los seísmos que afectan a México, con el objetivo de cubrir en el futuro el 100% del área sísmica del país.

En opinión de Juan Carlos Navarro, técnico principal de Ciencia y Tecnología en la División de Competitividad e Innovación del Banco Interamericano de Desarrollo y miembro del jurado de los premios MIT Technology Review Innovadores menores de 35 México, el impacto potencial de la tecnología de Cantú “es muy relevante dado el carácter sísmico y volcánico de amplias zonas de la geografía mexicana” y la incorporación de las redes sociales junto una app “puede apuntar a un crowdsourcing en materia de respuesta a emergencias”. – Daniel Santos

www.technologyreview.es – INNOVAticias

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés