Remolcadores magnéticos, nuevo método para retirar satélites muertos

Esta misma atracción, o repulsión magnética, también está siendo considerada como un método seguro para que múltiples satélites mantengan formaciones cerradas en el espacio, informa la ESA.

Un remolcador espacial que usa fuerzas magnéticas se presenta como nueva tecnología viable para retirar satélites abandonados en la órbita terrestre.

Esta misma atracción, o repulsión magnética, también está siendo considerada como un método seguro para que múltiples satélites mantengan formaciones cerradas en el espacio, informa la ESA.

Estos enjambres de satélites están siendo considerados para futuras misiones astronómicas o de observación de la Tierra – si sus posiciones relativas pueden permanecer estables podrían actuar como un solo telescopio gigante.

- Advertisement -

Para combatir los desechos espaciales, crece el interés en retirar satélites enteros del espacio. El desafío más grande es agarrar y asegurar tales objetos descontrolados, que caen rápidamente, y que pesan normalmente varias toneladas. Se están investigando múltiples técnicas, incluyendo armas robóticas, redes y arpones.

Ahora el investigador Emilien Fabacher del Institut Supérieur de l’Aéronautique et de l’Espace, de la Universidad de Toulouse en Francia, ha agregado otro método a la lista: captura magnética.

«Con un satélite que se desea sacar de órbita, es mucho mejor si puede mantenerse a una distancia segura, sin necesidad de entrar en contacto directo y arriesgarse a dañar al satélite ‘cazador’ y al objetivo», explica Fabacher.

«Así que la idea que estoy investigando es aplicar fuerzas magnéticas para atraer o repeler el satélite objetivo, para cambiar su órbita o para desorbitarlo completamente».

Tales satélites objetivo no necesitarían ser equipados especialmente por adelantado. En lugar de eso, un remolcador influiría en los satélites objetivo usando sus magnetorquers: electroimanes confiables ya usados para ajustar la orientación usando el campo magnético de la Tierra.

El campo magnético fuerte requerido por el satélite ‘cazador’ se lograría usando alambres superconductores enfriados a temperaturas criogénicas.

Del mismo modo, estos satélites también podrían mantener múltiples satélites volando en una formación precisa, comenta Finn Ankersen, un experto de ESA en encuentros en órbita, acoplamientos y vuelo de formación.

«Este tipo de influencia magnética sin contacto funcionaría desde unos 10-15 metros hacia fuera, ofreciendo precisión de posicionamiento dentro de 10 centímetros con una precisión de actitud de 1-2 grados».

Para su investigación de doctorado, Fabacher ha estado investigando cómo las técnicas de guía, navegación y control resultantes funcionarán en la práctica, combinando un simulador de encuentro con modelos de interacción magnética, teniendo también en cuenta el estado en constante cambio de la propia magnetosfera de la Tierra.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés