Las futuras sondas espaciales equiparán AI para trabajar por sí solas

Es la opinión de Steve Chien y Kiri Wagstaff, científicos espaciales que trabajan en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en el Instituto de Tecnología de California, explicada en un artículo publicado en Science Robotics.

Las futuras sondas espaciales tendrán suficiente inteligencia a bordo como para llevar a cabo gran parte de su misión sin recibir órdenes desde la Tierra.

Es la opinión de Steve Chien y Kiri Wagstaff, científicos espaciales que trabajan en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en el Instituto de Tecnología de California, explicada en un artículo publicado en Science Robotics.

A pesar de los éxitos recientes, como colocar robots itinerantes en Marte y enviar misiones a Venus, Saturno y otras partes del sistema solar, los científicos espaciales están de acuerdo en que la ciencia espacial sigue siendo difícil.

- Advertisement -

No es fácil diseñar una máquina capaz de aventurarse a puntos lejanos en el espacio y hacer que funcione como se diseñó. Se deben imaginar toda clase de dificultades y tomar medidas para dar cuenta de ellas. En el futuro, sostienen estos científicos, las cosas sólo se van a poner más difíciles a medida que los científicos envíen misiones robóticas más lejos al espacio.

Hacerlo, sugieren, requerirá más sondas, lo que significa que tendrán que ser mucho más inteligentes; en muchas situaciones, pueden tener que llevar a cabo toda su misión sin la intervención de los humanos en la Tierra. Tienen que ser capaces de aprender, también, para que puedan cambiar la forma en que desarrollan sus actividades. Esto significa que tendrán que estar equipadas con avanzados sistemas de inteligencia artificial que sean capaces de entender los requerimientos y llevar a cabo las actividades de manera autónoma, que servirán para alcanzar los objetivos deseados.

Tales sistemas, por ejemplo, tendrán que ser capaces de identificar situaciones como la diferencia entre las condiciones planetarias normales y actividad tormentosa. O tal vez necesiten ser capaces de reconocer los cambios de estación, la diferencia entre la nieve y el hielo, o cuando el agua se está moviendo. Tendrán que ser capaces de utilizar sus herramientas para mirar su entorno y elegir las mejores partes para estudiar, y tal vez utilizar lo que encuentran para llevar a cabo estudios adicionales.

Agregar la inteligencia a las sondas robóticas, sugieren los investigadores, podría permitir que las sondas fueran enviadas a lugares tan lejanos como Alpha Centauri, tan lejanas que los resultados llegarían durante la generación de científicos siguiente a la que la lanzó. Por eso, la sonda necesitará saber cómo hacer todo por sí misma.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés