Extraordinaria victoria para el clima

Bajo el bosque se encuentra una de las minas de lignito (la forma de carbón más contaminante) más grandes del mundo, una mina a cielo abierto que produce 40 millones de toneladas de lignito al año y que gestiona la empresa RWE, la mayor eléctrica de Alemania.

Si ayer conocíamos la noticia de que el Gobierno ha aprobado un Real-Decreto ley de medidas contra la pobreza energética que propone eliminar el famoso ‘impuesto al sol’ y todas las barreras al autoconsumo, hoy nos llegan más buenas noticias desde Alemania: el bosque de Hambach no desaparecerá para extraer carbón.

Bajo el bosque se encuentra una de las minas de lignito (la forma de carbón más contaminante) más grandes del mundo, una mina a cielo abierto que produce 40 millones de toneladas de lignito al año y que gestiona la empresa RWE, la mayor eléctrica de Alemania.

Pero en el camino de la expansión de esta mina se interpone el bosque de Hambach, uno de los bosques más antiguos de Europa (de unos 12.000 años de antigüedad) en el que viven especies de animales como el lirón enano, que necesitan una estricta protección.

La mayor parte del bosque original ya ha desaparecido, únicamente quedan unas 550 hectáreas, de las cuales RWE, que es propietaria del bosque, quiere talar un emplazamiento de 100 hectáreas de árboles para extender la mina. Si se quemara todo el lignito que existe en este lugar, ¡se producirían más del doble de las emisiones anuales de CO2 de Alemania!

Pero hay algo que celebrar: el tribunal de Münster acaba de emitir una sentencia por la cual RWE no puede talar el bosque de Hambach en esta temporada de tala.Para los 150 activistas que han estado ocupando el bosque durante los últimos seis años, viviendo en unas 60 casas de árboles y desafiando los intentos de la policía de desalojarlos, es una gran victoria.

Desde Greenpeace también nos hemos unido a otras organizaciones de la sociedad civil para aumentar la presión sobre gobiernos regionales y nacionales y que se detuvieran las actividades destructivas de RWE en Hambach.

Y es que durante las últimas tres semanas, el bosque de Hambach se ha convertido en un lugar emblemático de resistencia en la lucha contra el cambio climático.

Miles de ambientalistas han pasado por el bosque los fines de semana para mostrar su apoyo a los defensores del bosque y, hoy mismo, se esperan movilizaciones de decenas de miles de personas. Porque la lucha aún no ha terminado: el Gobierno alemán aún tiene que establecer una fecha de cierre del carbón.

Como explicamos en el documental y el informe “El lado oscuro del carbón” que estamos presentando estos días por diferentes lugares de la península el carbón no solo es el principal responsable de cambio climático a nivel mundial, sino que además, y como vemos en Hambach, lleva asociados numerosos impactos ambientales, sociales y en la salud. Como en Hambach, la minería a cielo abierto destruye montañas enteras, bosques completos y hace que se pierda la cubierta vegetal.

Este lunes 8 de octubre el grupo Intergubernamental de expertos de Cambio climático (IPCC) publicará un informe especial explicando qué implica el límite del calentamiento global de 1,5 ºC y qué pasará si lo sobrepasamos. Se espera que la comunidad científica lance mensajes contundentes sobre la velocidad a la que se deben reemplazar los combustibles fósiles por energía renovable.

De lo que no cabe duda es que ya estamos viendo los impactos del cambio climático y que estos serán más graves cuanto más aumenten las emisiones de CO2. Es urgente acelerar la transición energética hacia un futuro 100% renovable en manos de la ciudadanía, donde el carbón no tiene cabida.

Para más información: Greenpeace

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés