Actualizar

domingo, enero 29, 2023

Invierno cálido adelanta floración e insectos

RitmeNatura alerta de que los rosales de montaña de las zonas interiores de Cataluña han empezado a florecer cuatro o cinco meses antes de lo habitual. El voluntariado de AlertaForestal lleva semanas observando procesiones de la oruga de la procesionaria del pino típicas de finales de enero. 

Invierno cálido adelanta floración e insectos. El CREAF, gracias a sus proyectos de ciencia ciudadana, alerta de la floración prematura de plantas silvestres en Cataluña entre tres y cinco meses antes de lo habitual. De la observación de procesiones de la procesionaria del pino desde principios de diciembre, cuando tocaría a finales de enero. Y la presencia prematura de mosquitos tigre y comunes activos en la ciudad de Barcelona.

El cambio climático en acción

El cambio climático, que provoca inviernos cada vez más suaves, altera los calendarios naturales de la fauna y flora, sus períodos de floración, reproducción o actividad. Gracias a la red de voluntarios y voluntarias que participan en varios proyectos de ciencia ciudadana del CREAF se pueden obtener datos en tiempo real de esta respuesta directa.

Por ejemplo, las floraciones fuera de temporada han sido alertadas desde RitmeNatura, un observatorio ciudadano que lidera el CREAF con el Servicio Meteorológico de Cataluña, gracias a la colaboración de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología del Ministerio de Ciencia e Innovación y en la colaboración del Plan Clima del Ayuntamiento de Barcelona.

Además, AlertaForestal y su red de voluntariado son los que han avisado de la bajada de procesiones de la procesionaria del pino en el suelo, para enterrarse, de forma muy prematura respecto a lo que suele ser habitual.

Por último, el proyecto de seguimiento de la expansión del mosquito tigre y otros mosquitos invasores, Mosquito Alert, liderado por el CEAB-CSIC y la UPF con el CREAF, ha detectado mosquitos tigre y comunes dentro de la ciudad de Barcelona desde el 1 de enero, hecho completamente inusual.

Rosales floridos en enero

Los rosales de montaña de las zonas interiores de Cataluña han empezado a florecer cuatro o cinco meses antes de lo habitual. Algo inédito que han observado las personas voluntarias del observatorio RitmeNatura, una iniciativa de ciencia ciudadana en la que la ciudadanía sigue la estacionalidad de la naturaleza, llamada fenología, e informa de cómo ésta se ve modificada con el cambio climático.

Entre otros eventos fuera de temporada, los expertos del proyecto destacan la floración de retamas tres meses antes de lo que acostumbrarían. O la del gamoncillo, una pequeña planta que ha empezado a florecer con tres meses de antelación. El incremento de las temperaturas y el invierno suave han provocado esta floración prematura.

Gracias a las redes de seguimiento como RitmeNatura se recopilan datos de estos fenómenos tan inusuales para comprobar si son puntuales o si realmente el cambio climático está consolidando un calendario natural distinto al que conocíamos hasta ahora. Estos cambios en las floraciones tienen consecuencias. Se alarga el período en que las plantas están activas, aumenta el consumo de agua de estas y se dan situaciones donde cada vez hay más sequía y/o hace falta más agua, sobre todo en los cultivos.

Además, estos cambios no se dan igual en todos los seres vivos y, por ejemplo, puede llegar a ocurrir que las flores se abran ahora, pero que los insectos no aparezcan todavía y, por tanto, haya problemas en la producción de frutos por falta de polinización. También puede haber una mayor exposición de las flores a las heladas, reduciendo la viabilidad y fertilidad de estas. Invierno cálido adelanta floración e insectos.

Procesiones dos meses antes

El proyecto AlertaForestal, con decenas de participantes en toda Cataluña, ha podido comprobar gracias a los avisos de su voluntariado que la procesionaria del pino este año ha adelantado su bajada al suelo casi dos meses. Cuando la procesionaria desciende de las bolsas de los árboles para enterrarse en el suelo, lo hace en forma de procesión. De ahí el nombre de esta plaga autóctona típica de los bosques de pino de Cataluña.

De momento, según el voluntariado de AlertaForestal, en diciembre ya teníamos procesiones de la especie en las comarcas del Ripollès, Solsonès, Vall d’Aran, Noguera, Garrotxa, Osona y Selva. En el gráfico adjunto se puede ver el ciclo biológico de la especie y se puede comprobar cómo estas procesiones suelen empezar a producirse a finales de enero.

Mosquitos en invierno

Por otra parte, el proyecto Mosquito Alert, una iniciativa del CEAB-CSIC, el CREAF y la UPF ha dado a conocer unos datos inéditos en cuanto a mosquitos tigre y mosquitos comunes. Las personas que de forma voluntaria envían fotografías a este proyecto científico han encontrado estas especies de mosquitos activos en Barcelona desde el 1 de enero.

Estos datos inéditos muestran hasta qué punto el avance del cambio climático está desplazando la temporada de mosquitos. Los expertos del proyecto, entomólogos y ecólogos que estudian las migraciones y el movimiento de estas poblaciones, han advertido recientemente sobre este fenómeno en una entrevista en la emisora RAC-1.

«Los otoños tardíos y los principios de invierno cálidos provocan temperaturas que son óptimas para los mosquitos. Podría haber un desplazamiento de la actividad del mosquito en otoño y principios del invierno. Y no tanto en pleno verano como era habitual hasta ahora», han vaticinado. Invierno cálido adelanta floración e insectos.Invierno cálido adelanta floración e insectos

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés