Pago del Vicario calcula sus emisiones de GEI

Pago del Vicario ha confiado en IIMA Consultora, consultoría con amplia experiencia en el sector del carbono, para la realización de su huella de carbono. Se trata en realidad de una doble huella, ya que los cálculos se están realizando de forma independiente para la bodega y para la botella de vino de mayor consumo, PENTA. Para el primer enfoque, se ha tomado como guía metodológica la ISO 14.064, especificación con orientación, a nivel de las organizaciones, para la cuantificación y el informe de las emisiones y remociones de gases de efecto invernadero. Para producto, se está empleando la PAS2050, norma impulsada por el DEFRA y Carbon Trust en Reino Unido. 

 El conocimiento de la huella de la bodega resulta interesante a efectos prácticos; permite obtener un valor para la producción completa, información que puede ser de interés para determinados grupos externos como asociaciones o proveedores; pero también para la propia organización, identificando procesos poco eficientes o dando una imagen del conjunto de las operaciones.

En cuanto a su aplicación sobre una unidad de producción, es decir, sobre la botella de vino, su interés radica en tratarse de una información más representativa para el consumidor final, no tanto para comparar el valor con el de otras botellas (sólo dos botellas más en España han calculado su huella y los parámetros considerados son diferentes) como para difundir y sensibilizar al consumidor sobre la intensidad en carbono de cualquier producto de consumo.

Se espera que esta información permita poner en marcha una serie de actuaciones posteriores para reducir la intensidad de la huella, ya sea con reducciones internas o, cuando éstas no sean posibles, a través de la adquisición de créditos de carbono. Todo ello con el objetivo final de neutralizar las emisiones que inevitablemente se seguirán liberando en la elaboración del vino.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés