Actualizar

sábado, abril 1, 2023

Las emisiones de gases de efecto invernadero se han incrementado un 75% desde 1990, según un informe de CCOO PV

El sindicato ha alertado de que la cifra sitúa a la Comunitat «en la parte más alta de incremento de emisiones del conjunto de autonomías, a pesar de haber descendido un 11 por ciento desde 2007 como consecuencia de la crisis económica». Mientras tanto, las emisiones de GEI en España han aumentado un 28,5 por ciento entre 1990 y 2009, tras los importantes descensos de 2008 y 2009, «a causa fundamentalmente de la crisis y en menor medida por el desarrollo de las energías renovables y las medidas adoptadas en los últimos años».

   Las emisiones de GEI de la Comunitat representan el 8,21 por ciento del total de las de España, mientras que su población es el 10,86 por ciento y su PIB el 9,7 por ciento. Según el sindicato, el «aparente» menor porcentaje de emisiones por habitante de la Comunitat responde a que parte de la electricidad consumida se genera en la central nuclear de Cofrentes, que no emite CO2 pero, según ha señalado, «plantea problemas graves como los residuos radiactivos», y también a «la ausencia de centrales termoeléctricas de carbón que computan sus emisiones en las comunidades donde se producen y no donde se consume la energía generada».

   Asimismo, el sindicato ha apuntado que la Comunitat importó en 2009 el 5,5 por ciento de la energía eléctrica, lo que significa que las emisiones per cápita reales «son superiores a las computadas». En esta línea, ha añadido que sólo el transporte representa actualmente el 37% del total de emisiones de la Comunitat y ha experimentado un aumento de más del 93% entre 1990 y 2009.

   Según CCOO PV, «esto pone de manifiesto la debilidad del transporte público y la falta de políticas de apoyo por parte de la Generalitat». El informe del sindicato refleja que las industrias del cemento y del sector energético en la Comunitat –centrales de ciclo combinado y refinería de Castellón– «han contribuido en gran medida al aumento de las emisiones, pero sólo explican una parte del crecimiento experimentado».

   De acuerdo con CCOO PV, la otra parte se explica por un modelo energético «con baja presencia de energías renovables, débil presencia del transporte público y un urbanismo disperso, altamente consumidor de energía que el Gobierno valenciano no ha modificado».

   CCOO PV señala que la baja implantación de las energías renovables –que representan el 3,2 por ciento de energía primaria, mientras que en el Estado son el 7,40 por ciento, más del doble– «es realmente el punto débil, pues provoca otra importante fracción de emisiones». Al respecto, ha considerado que estas cifras «muestran el bajo compromiso de la Generalitat con el desarrollo del sector energético renovable, por otra parte más intensivo en la generación de empleo y con una importante aportación al descenso de la dependencia energética».

   El sindicato ha instado al Gobierno valenciano a «asumir el compromiso en la lucha contra el cambio climático para cumplir el Protocolo de Kioto». Según ha agregado, «la nueva subida progresiva del precio del petróleo añade una razón económica de peso, al igual que la necesidad ambiental de reducir la contaminación ocasionada por el consumo de energía».

   Por tanto, ha sostenido que, en este contexto, «es necesario reducir la dependencia energética, promover el ahorro y la eficiencia energética, el cambio modal en los sistemas de transporte y fomentar los vehículos eléctricos cargados con renovables y las propias energías renovables».

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés