Actualizar

domingo, enero 29, 2023

Limitar el tráfico para que los niños respiren

Praena, es el coordinador del Grupo de Vías Respiratorias de la Asociación Española de Pediatría en Atención Primaria. Ha sido invitado, este 18 de enero, a participar en el ciclo de conferencias sobre salud infantil y medio ambiente que organiza la Fundació Roger Torné, y vinculadas a la exposición Aire que se puede visitar en el CosmoCaixa de Barcelona.

¿Se pueden evitar las enfermedades respiratorias de los niños? Y ¿cómo influyen los factores ambientales? ¿Cómo podemos evitar o reducir los episodios asmáticos? Estas son algunas de las cuestiones que Praena trató de resolver ante un público formado básicamente por madres y padres de niños.

La epidemia del asma infantil
El asma infantil es un problema de salud pediátrica importante. En los últimos años se ha detectado un aumento generalizado de los casos de asma y otras enfermedades respiratorias similares, que ahora afectan a un 30% de los menores de 2 años, al 11% de los niños de 11 años y al 7% de los adolescentes, que probablemente serán ya asmáticos de por vida.

Esta enfermedad es consecuencia de la elevada sensibilidad de los bronquios de cada persona, pero se pueden minimizar los agentes que los inflaman. Buena parte de los factores desencadenantes se encuentran en el ámbito doméstico: polvo, tabaco, humo, humedad, animales, los vapores de cocinar y freír con aceites y grasas, por ejemplo. Otros, sin embargo, están presentes en la atmósfera, como el polen y las partículas contaminantes.

Sobre estas, el doctor Manuel Praena recordó los avances que se han realizado en las últimas décadas en el ámbito de las emisiones industriales, tanto en fábricas como en otros espacios. Un ejemplo claro son las grandes crisis de asma que tuvieron lugar en 1979 y años posteriores en Barcelona, que afectaron a cientos de personas y que estaban desencadenadas por la manipulación de grandes cantidades de habas de soja en el puerto de la ciudad. Las directrices sanitarias aprobadas a raíz de estos hechos lograron que no volviera a pasar.

Limitar el humo, no sólo del tabaco
Pero, ¿por qué no se actúa con la misma contundencia con el tráfico? Según Paena sería conveniente conseguir algo parecido respecto a las emisiones derivadas de los automóviles, que no sólo influyen en la aparición del asma infantil, sino que afectan al peso de los bebés al nacer y pueden producir afecciones cardiovasculares. De hecho, está comprobado que vivir cerca de las vías de mayor tráfico tiene una relación directa con los episodios de asma infantil.

En este sentido destaca en el peso de la contaminación por partículas los motores diesel. Y se sorprende que no sean objeto de ningún tipo de campaña en España, a diferencia de EEUU donde hace tiempo que se pide que los autobuses escolares sean de gasolina.

El cuidado de la salud respiratoria infantil es especialmente importante porque repercute no sólo en el estado actual de los niños, sino en la calidad de vida que tendrán al crecer. Por eso el doctor Praena cree que hace falta una mayor concienciación social respecto de la relación entre contaminación por tráfico y salud infantil, que genere la demanda suficiente para que se tomen medidas de limitación del tráfico o de las velocidades de circulación.

Pero quizá es sólo cuestión de tiempo, ya que como subraya el experto: «al igual que la Asociación Española de Pediatría pidió al gobierno hace ahora apenas un año que se prohibiera fumar en los espacios públicos cerrados donde pudieran ir niños y ahora ya tenemos una ley en marcha, habrá que plantearse que hay que actuar en este sentido «.

sostenible.cat

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés