NO a una nueva térmica de carbón en Cádiz

– La quema de carbón es el principal causante del cambio climático y es imprescindible acabar con ella

– La Estrategia Energética debe incluir el cierre progresivo de las centrales más contaminantes

Greenpeace acude hoy a las 12:00 horas a una reunión con la Agencia Andaluza de la Energía para presentarle sus propuestas para la Estrategia Energética de la comunidad autónoma. En respuesta al cuestionario enviado por la Junta sobre la Estrategia para el periodo 2014-2020, la organización ecologista apunta que es imprescindible un plan de cierre progresivo de las centrales más contaminantes, empezando por las centrales térmicas de carbón.

La quema de carbón es el principal causante de emisiones de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera, el principal gas causante del cambio climático, por este motivo, Greenpeace pide a la Junta que no autorice la ampliación de la térmica de carbón de Los Barrios (Cádiz) que ha solicitado Endesa.

- Advertisement -

Este proyecto «de ampliación» en realidad supone construir una nueva central térmica donde ya existe otra, propiedad de E.On, que ya emite 3,13 millones de toneladas de dióxido de carbono al año. A esto se añadirían las emisiones de la nueva central (que Greenpeace estima en 4,24 millones de toneladas de CO2), por lo que en total en Los Barrios se producirían más de 7 millones de toneladas de CO2 anuales.

«Andalucía es una región líder en energías renovables dentro de la Unión Europea, tiene sol y viento y la tecnología necesaria para impulsar la transición del sistema energético basado en energías limpias», ha declarado Tatiana Nuño, responsable de la campaña de cambio climático de Greenpeace. «Pero no se puede apoyar las renovables con una mano y los combustibles fósiles con la otra, porque esto va en contra de las recomendaciones científicas para no superar el aumento de temperatura de 2ºC y evitar los peores impactos del cambio climático».

La Junta de Andalucía debe adoptar un objetivo de producción y suministro 100% renovable y para ello es necesario que se oponga a la moratoria a las renovables impuesta por el Gobierno central, impulse la instalación de nueva potencia renovable y promueva el autoconsumo de energía limpia.

El modelo actual de abastecimiento energético en Andalucía está todavía basado en los combustibles fósiles, por lo que presenta una elevada dependencia energética del exterior, con unas importaciones que suponen casi el 85% del consumo.

Los últimos datos publicados el pasado martes por la Agencia Europea de Medio Ambiente, dejan a España como el país más incumplidor en los compromisos adoptados con el Protocolo de Kioto, habiendo costado a España 800 millones de euros por la compra de derechos de emisión.
 
«Frente a los enormes costes que pagamos por la contaminación atmosférica, nos encontramos con que las energías renovables se han abaratado mucho y están listas para competir con los viejos sistemas de energías sucias, además de suponer una fuente de empleo que generaría 8,5 millones de nuevos puestos de trabajo en todo el mundo para 2030», ha concluido Juan de Dios Fernández, delegado de Greenpeace en Andalucía.


Greenpeace es una organización independiente que no acepta dinero de gobiernos ni empresas para poder denunciar a todas aquellas personas o instituciones que amenazan al planeta. Solo el apoyo desinteresado de nuestros socios y socias hace posible nuestro trabajo.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés