Actualizar

jueves, febrero 2, 2023

Comunidades Mapuche en Argentina combaten al fracking

“El Fracking podría proporcionar a la Argentina una gran cantidad de energía barata, pero las comunidades indígenas mapuches de Neuquén, que viven cerca de los yacimientos, denuncian que la perforación hidráulica está contaminando sus tierras y su agua y atentando contra su salud”.

Grandes inversiones

La plataforma de perforación de petróleo del yacimiento Vaca Muerta en Loma Campana, en la provincia patagónica de Neuquén, a unos 1180 kilómetros al sudoeste de Buenos Aires, es el sitio que produce más gas de esquisto que cualquier otro lugar del mundo, fuera de los Estados Unidos.

El Fracking es un procedimiento que consiste en inyectar miles de litros de agua, productos químicos y arena a alta presión y muy profundamente en la tierra, con el objeto de liberar el gas natural atrapado.

Los trabajos han comenzado en 2010, pero cada vez son más las compañías extranjeras que compran concesiones y se dedican a perforar pozos. Un ejemplo es la petrolera estadounidense Chevron, que ha invertido más de 2 millones de euros en Vaca Muerta, como parte de un proyecto conjunto de fracking con la estatal YPF.

Hasta el momento, la asociación YPF-Chevron ha perforado 420 pozos y el plan es abrir 200 más en los próximos dos años, con una inversión millonaria. Desde la dirección del consorcio alegan que no existen indicios de contaminación y que las cosas “se están haciendo bien”.

Casos reales denunciados

Desde la comunidad mapuche se elevan voces de protesta que explican que desde que está funcionando la plataforma de extracción están sufriendo daños de consideración, a causa de los “efectos colaterales del fracking.

Muchas personas explican que el agua que ellos beben está contaminada y que les produce dolores de estómago y vómitos, pero como son comunidades pobres, comprar agua embotellada es un lujo que no pueden permitirse.

Se han dado más de 60 casos de nacimientos de cabras sin pelo, que han muerto a los pocos días de nacer. Estos animales constituyen una de las fuentes de alimento de esta comunidad, por lo que la merma reproductiva ocasiona un grave perjuicio a los mapuches.

La comunidad más cercana al yacimiento, Campo Maripe desciende de emigrantes chilenos llegados en 1919 y es una gran familia de 125 personas, que viven en granjas y ocupan unas 11.000, a pesar de que sólo tienen la titulación legal de una pequeña parte de dicho territorio. Pero junto al resto de las otras cinco comunidades mapuche cercanas, comprenden casi 1000 personas.

Albino Campo uno de sus líderes o lonko y explica que: «el pueblo mapuche está muy molesto. Nos sentimos como que han esclavizado a nuestra tierra y a nuestra agua. Es como si alguien hubiera entrado en nuestras casas sin pedir permiso. Y lo han contaminado todo”.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés