Atacama chileno: zona de paradojas

“Se estima que los megaproyectos mineros multiplicarán la población de forma exponencial en la zona en los próximos 5 años, pero los atacameños siguen padeciendo cortes de agua, suministro mínimo de energía y pésimas condiciones sanitarias y educacionales.”

De mal en peor

Atacama es uno de los sitios más secos del mundo, pero estas condiciones climáticas se han visto agravadas seriamente, por la intervención de varias empresas de minería que han agotado el río Copiapó, han contaminado dramáticamente el Medio Ambiente, provocado enfermedades varias en la población y no conformes con ello, van a por más.

Se prevé que, en los próximos cinco años, los llamados mega proyectos de extracción de minerales se multipliquen en el norte chileno y a estas alturas los estudios de impacto ambiental son una quimera, ya que poco queda por destruir y contaminar.

En ciudades como Copiapó, la capital de la región, los cortes en el suministro del agua son más que frecuentes. Tan grave se hizo la situación a fines del año pasado en la localidad de Paipote, que, tras 5 días sin agua, los vecinos acabaron cortando la ruta internacional, por lo que se los reprimió con dureza, así que además de sed, palos.

Desde el año pasado el gobierno de Chile se vanagloria de tener la solución para el problema: poner una desalinizadora que les provea de agua potable a las poblaciones más necesitadas y cuya aprobación final está a punto de obtener el visto bueno. Siendo así, ésta se comenzaría a construir en 2017 y produciría agua en 2019.

Pero las fuerzas vivas de las ciudades involucradas, sostienen que en vez de ser ellos los que paguen por agua desalada (a precio de oro), ésta debería servir para abastecer a las empresas mineras, mientras que ellos se merecen tomar el agua dulce y pura que baja desde la cordillera.

Nitratos en el agua

Los estudios llevados a cabo en los depósitos de agua potable que abastecen a los atacameños, han demostrado que el porcentaje de nitratos hallado sobrepasa hasta en un 31 % los índices considerados “mínimamente seguros” por la OMS.

Esta es la causa de que haya un alto grado de mortalidad infantil en la zona, especialmente por una enfermedad conocida como el “síndrome del bebé azul” (metahemoglobinemia), puesto que los nitratos reducen la capacidad de los hematíes o glóbulos rojos, para transportar el oxígeno con normalidad.

Sin vida y sin voz

Las quejas de los vecinos que no tienen electricidad ni agua potable, las protestas por los daños medioambientales, la problemática sanitaria grave que se vive en la zona, parece no llegar a oídos del gobierno, que sí presta atención a los pedidos de las mineras de expandirse, contaminar y segur ganando dinero a costa de la vida de un puñado de chilenos.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés