Daño en oleoducto de Dakota del Sur causa derrame de 5,000 barriles de petróleo

El vertido de crudo ocurrió a las 6:00 am (hora del centro) cerca de la pequeña ciudad de Amherst, a unas 25 millas de la frontera con Dakota del Norte, confirmó la empresa TransCanada en su sitio web. Sin embargo, la compañía habría hecho el reporte oficial a las autoridades a las 10:00 am, cuatro horas después, denunció el periodista de NPR Jeff Brady.

Un derrame de 5,000 barriles de petróleo en Dakota del Sur revive la polémica sobre el riesgo ambiental de los oleoductos. El accidente ocurre justo a una semana de que las autoridades de Nebraska decidan si aprueban o no el resto de la ruta del controvertido Keystone XL, que fue vetado por el gobierno de Barack Obama pero que ahora tiene el apoyo del presidente Donald Trump.

El vertido de crudo ocurrió a las 6:00 am (hora del centro) cerca de la pequeña ciudad de Amherst, a unas 25 millas de la frontera con Dakota del Norte, confirmó la empresa TransCanada en su sitio web. Sin embargo, la compañía habría hecho el reporte oficial a las autoridades a las 10:00 am, cuatro horas después, denunció el periodista de NPR Jeff Brady.

Según la compañía propietaria de este oleoducto, el derrame fue detectado este jueves por la mañana tras percibir una caída en la presión del líquido. El daño ocurrió unas millas al sur de la estación de bombeo Ludden, en el condado de Marshall, Dakota del Sur.

- Advertisement -

“El área fue completamente aislada en 15 minutos y se activaron los procedimientos de emergencia (…) Se procedió a cerrar esta tubería que comienza en Hardesty, Alberta, pasa por Cushing, Oklahoma, y culmina en Wood River-Patoka, Illinois», aseguraron sus portavoces.

TransCanadá compartió en sus redes sociales la información y la imagen aérea de la zona afectada, pero no ha respondido aún la consulta de Univision Noticias sobre la tardanza en reportar a las autoridades el daño o las causas del mismo.

Otro oleoducto, misma compañía

El de Amherst, no es el controvertido y largamente retrasado oleoducto Keystone XL Pipeline, pero el daño que se generó este jueves viene a apoyar públicamente las críticas y temores de los pueblos indígenas y propietarios de la zona por la construcción de este otro oleoducto y el potencial impacto a sus propiedades y para el suministro de agua. Además, ambas estructuras son promovidas por la misma compañía, TransCanadá.

El derrame ocurre, coincidentemente, cuando las autoridades de Nebraska están por anunciar la próxima semana su decisión con respecto al controvertido oleoducto y su ruta a través de este estado.

Tras el derrame, Jane Kleeb, directora del Partido Demócrata de Nebraska y opositora del Keystone XL, le dijo al diario The Washington Post: «No se puede confiar en TransCanada. Tengo plena confianza en que la Comisión de Servicio Público de Nebraska se pondrá del lado de Nebraska, no de una compañía petrolera extranjera».

«Con una decisión de aprobación aún por tomar, es de esperar que la Comisión de Servicio Público de Nebraska esté prestando mucha atención a este derrame y lo que significa para el futuro. Aunque desafortunadamente es demasiado tarde para evitar este terrible derrame en Dakota del Sur, no es demasiado tarde para proteger a las familias, granjas y comunidades de Nebraska de pagar el mismo precio», dijo a Univision Noticias Eliot Bostar, director ejecutivo de la League of Conservation Voters de Nebraska, una organización de defensa política no partidista, sin fines de lucro.

El futuro del Keystone XL

El proyecto del oleoducto de Keystone XL implica una estructura de unas 1,180 millas de longitud, de las cuales 870 estarían en Estados Unidos.

Es una propuesta de la empresa canadiense TransCanada Corp y busca permitir el transporte de 830,000 barriles diarios de petróleo crudo sintético y bituminoso diluido desde la provincia canadiense de Alberta, Canadá, hasta el centro de Estados Unidos, en Nebraska, de donde sería distribuido a las refinerías del país, incluidas las de Texas, en el golfo de México, y un centro de distribución en Oklahoma, así como en el Golfo de México.

En enero del 2015 y con una votación de 62 a favor y 36 en contra, el Senado dio su respaldo a la ley para construir el oleoducto Keystone. Sin embargo, semanas después, la iniciativa fue vetada por el presidente Obama por su impacto ambiental. El exmandatario aseguró en ese momento que el oleoducto no tendría un efecto significativo a largo plazo para la economía y que no sería la manera correcta de crear empleos duraderos. También insistió en que un oleoducto » no bajaría los precios del petróleo».

Los defensores del proyecto, especialmente republicanos y sectores de la industria petrolera, aseguran que generaría muchos puestos de trabajo y podría estimular el crecimiento económico en estados como Dakota del Norte y Nebraska. El propio presidente Trump pidió este añodarle luz verde a la construcción del proyecto.

Con la aprobación de Trump, este revierte el bloqueo del expresidente Barack Obama y se enfrenta a los grupos ambientalistas que se han opuesto por años a la medida.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés