El apoyo privado clave para proteger la biodiversidad en Costa Rica

Aunque es reconocido como un líder global en la protección de la naturaleza, Costa Rica cuenta con un raquítico presupuesto para ese fin, que ha encontrado en el apoyo de organizaciones privadas un bálsamo para cumplir la misión de proteger al 4,5% de la biodiversidad mundial.

El Ministerio del Ambiente (MINAET) de Costa Rica tiene un presupuesto cercano a los 100 millones de dólares anuales (0,3% del Producto Interno Bruto del país aproximadamente), de los cuales la mitad se destina a las áreas protegidas, dijo a Acan-Efe el ministro del Ambiente, Teófilo De la Torre.

«Son 50 millones de dólares para administrar la cuarta parte del territorio nacional (protegida en áreas de conservación) y ahora está creciendo también la protección marina, que es más difícil porque hay que tener sistemas de guardacostas y de patrullaje que no se tienen hoy día y son costosos», expresó.

«Es una suma absolutamente insuficiente», manifestó el ministro, quien también dijo que lo ideal sería duplicar la cantidad de funcionarios encargados de administrar las áreas protegidas del país, que en la actualidad son unos 1.000 empleados.

Explicó que el bajo presupuesto de su cartera «siempre será un problema de prioridades del país», pues existen «muchas necesidades en otros campos» como la lucha contra la pobreza y la infraestructura.

«La naturaleza y la cultura no son para todos lo principal en la vida y de ahí que las sumas que se asignan son limitadas, raquíticas, aunque han ido creciendo» en los últimos años, dijo.

Para De la Torre hay que buscar «ideas novedosas», como la iniciativa «Costa Rica por siempre», un fideicomiso de 56 millones de dólares provenientes de organizaciones no gubernamentales y el Estado, que se destinará a proyectos del Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC) del MINAET.

De los 56 millones de dólares, que serán administrados por la Asociación «Costa Rica por Siempre», 29 provienen de las organizaciones no gubernamentales internacionales The Nature Conservancy (TNC), Fundación Linden para la Conservación, Fundación Gordon y Betty Moore y Fundación Walton Family.

Los restantes 27 millones de dólares los aportará el Estado costarricense con pagos mensuales durante los próximos 15 años, gracias a un canje de deuda por naturaleza por ese monto, formalizado el jueves por Estados Unidos con Costa Rica.

«Dada la escasez de financiación y de fondos locales para hacer frente a estas áreas, este es un instrumento que logra resultados para el país donante y el país receptor», dijo el ministro.

En los últimos años Costa Rica también ha recibido apoyo de gobiernos amigos y organizaciones no gubernamentales que la han donado lanchas y equipos para guardabosques y guardacostas.

El representante de The Nature Conservancy, Julio Cárcamo, comentó a Efe que las colaboraciones público-privadas para la conservación del ambiente reflejan «cómo los temas de conservación son parte de las agendas de desarrollo».

«Ante el aumento de necesidades en países como Costa Rica la obtención de recursos de una sola fuente son complicados (…) y la solución es unirnos», afirmó Cárcamo.

Agregó que «la tendencia es ir hacia alianzas reales que se conviertan no sólo en un compromiso financiero, sino también de acompañamiento».

«A menudo sentimos que es la única forma de poder lograr avances significativos en materia de conservación porque existen en nuestros países cantidades significativas de recursos y este es el mejor ejemplo», apuntó.

Este tipo de iniciativas mixtas para proyectos de conservación se vienen desarrollando en Costa Rica desde hace años, dijo De la Torre, pero a una menor escala, con la participación de organizaciones no gubernamentales y actores privados como empresas y bancos.

Costa Rica, un país con 4,5 millones de habitantes y 51.100 kilómetros cuadrados de terreno, alberga el 4,5% de la biodiversidad del planeta.

PNUMA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés